miércoles, 22 de enero de 2020

ATARI TEENAGE RIOT EN OAXACA UN POEMA DE RAFAEL SANZ SIERRA




Atari Teenage Riot en Oaxaca



El día que colapsó la historia
me la estaban jalando
en un puticlub de Zihuatanejo.
Un petirrojo me avisó por la ventana.
Los petirrojos guardan los secretos de la civilización.
Salí en calzoncillos al parque
a ver el espectáculo.
Me senté en un banco.
Un viejo de pelo blanco paso despacio
y me miró con expresión adusta.
Ese cabrón también sabía algo.
El sol cayó
envuelto en vertidos tóxicos,
de los océanos emergieron
10.000 millones de zombis
con la boca abierta
balbuceando la muerte térmica del universo.
Los jamones colgados en la tienda Escada
goteaban sangre encima de las pijas.
Richard Brautigan salió de un contenedor verde de basura
con una camiseta de El Niño Gusano
y me susurró al oído:
Soy el mejor. El día ha llegado”.



Rafael Sanz Sierra
Duelo en código Malware

Ediciones Oblícuas


martes, 21 de enero de 2020

UN POEMA DE ROSAS PARA MISS BURKE DE ANA DEACRACIA




¿Y qué más da que llueva a chaparrones
sobre los ojos ciegos y las manos cortadas
si no saben de lluvia?

¿y qué más da que el sentimiento alimente
si es que no se hallan bocas?

¿y qué más da la paz en las costuras
se se resbala sin encajar los huecos?

¿y qué más da, si no saben de almas
ni siquiera de qué color
luce la honestidad?

Y doy fe que no es blanca.
Nace arcoiris
y se va templando
con las nanas,
continua siendo luz
en las ventanas
que se niegan
a cerrar el corazón.



Ana Deacracia
Rosas para Miss Burke

Editorial Juglar


lunes, 20 de enero de 2020

UN POEMA DE LA CHIMENEA DE DUCHAMP DE MARINA OROZA




III



Así vamos desatando
poco a poco las cadenas,
destellos de sombra abren
los ojos por azar.
Así el final se olvida de todo
y por azar revela el secreto
que nos dotaba de sentido,
así perdemos la vida, por azar.

De igual manera en que la hoja
revela el amarillo que antes
hacía tan atractivo al verde,
de igual manera envejecer,
triste sería sin testigo
la más callada revelación.

Así el ogro se libera
de huracanes eclipses
y de toda la rabia,
así el ogro, rendido escenario
donde aparecer y desaparecer,
estalla en magnetismos de impaciencia.

Basta sembrar flores que vuelvan
a ser desconocidas,
composición de pájaros,
basta un aguacero para borrar
la cantidad exacta de letras
en un papel mojado,
no necesitan melodía
las cosas verdaderas.

Gotas de fuego,
al corazón de piedra
le crece un tallo.



Marina Ozora
La chimenea de duchamp

Árbora Ediciones


domingo, 19 de enero de 2020

MAR DE FUEGUITOS: PABLO MÜLLER, POESÍA CON LAS ABUELAS PAN Y HIERRO






En el Mar de Fueguitos de Gorka Andraka navegar es una charla en calma. Al timón su entusiasmo por la palabra, esa que lleva al calor del buen puerto. Aquí se puede escuchar el programa. Muchas gracias Gorka




sábado, 18 de enero de 2020

CUATRO POEMAS DE MOSCAS TRES DE LUIS MIGUEL MADRID




El ñapa



El maestro de la llave inglesa
odia la lengua escrita.
Aprieta la tuerca del 16 diciendo grrrr,
la afloja susurrando flaaa,
coloca sobre el inodoro el habla, y
lo estruja hasta convertirlo en una fiesta de gruñidos
sin más norma que la que dicte el alicate
de su novia Nines, cuyo recuerdo se transcribe
en el Real Diccionario de Sentimientos Guturales.


——————————————————


El bastantero



Tras su mesa de imitación a pirita y cuarzo blanco
el bastantero espera su manjar de papeles timbrados
con la ternura burócrata más selecta y calurosa.
Revisa en sus amadas fotocopias
la mano audaz del abogado,
la conformidad de Hacienda, la rúbrica del notario
y las ocho notas del código de identificación fiscal
letalmente alinieados.


——————————————————


El gestor



Aquel gestor administrativo colegiado
se declaraba totalmente nihilista
excepto en algunos casos en los que se veía más bien despistado.
Aquellos desastres sucedían cuando pensaba
que había vuelto a conocer a la mujer de su vida,
y le sucedía a menudo, cuando terminaba de cenar en casa,
y la miraba mientras se fumaba un puro.


——————————————————


El Porri



Es listo, flaco y fuma Ducados como si fueran torreznos.
Sin reinar gobierna en varios reinos: el de la Llave Inglesa,
en el Metro,
en el de Las Abrazaderas
y posiblemente también,
en el muy inconcreto del Cable de la Luz.
Posee el condado del Yeso Blanco, el ducado de la Cinta Aislante
y aspira a dominar las tierras del Tornilla Estrellado,
que limita al este con el de toda la vida, mucho más controlado.
Porri es muy listo, muy flaco y dispone del poder
de apagar los Ducados antes de encenderlos.



Luis Miguel Madrid
Moscas tres

La Única Puerta a la Izquierda


martes, 31 de diciembre de 2019

BITÁCORA DE FIN DE AÑO FELIZ FEROZ 2020




El sonido del agua
dice lo que pienso.

Chuang Tzu, recogido por Alan Watts, citado por T. S. Norio  “De la Poesía”


Hace 130 millones de años, en el período cretácico inferior del mesozoico, esta tierra se encontraba bajo un mar cálido, con aguas tranquilas y poco profundas.

En el Memorial de Caen, a la salida informan que durante esa guerra, la segunda grande del siglo del dolor, habían muerto entre 55 y 60 millones de personas.

Si pusiéramos la vida de todas ellas una detrás de la otra, y pudiéramos volver atrás, tan solo serían dos años y dos meses de vida más para cada muerta, para cada muerto, y poder ver el mar caliente, el agua tranquila y el fondo marino cercano del cretácico inferior.

En ese fondo vivían las toucasias. Al morir sus conchas de carbonato cálcico quedaban en el fondo del mar, como los huesitos que amontonaban los interahamwe hutu, los guardas nazis de los campos de exterminio tras desmembrar los cadáveres de sus asesinados, los cuerpos sin vida de los prisioneros republicanos de Badajoz, en la esquina de la plaza de toros, bajo el sol de agosto de 1936.

De esta manera se formaron las llamadas calizas de toucasia. Luego sobre ellas llegaron la arena y el barro desde las orillas que ya no existen y alguien dijo que eso eran rocas sedimentarias, como areniscas, como margas.

En aquel mar calido las partículas de hierro disueltas en forma de sales comenzaron a circular por las grietas que se producían en esos estratos y reaccionaron con el carbonato cálcico de la caliza. Así llegó el primer mineral de hierro: el carbonato férrico o siderita. Un hierro sumergido como las espadas de los cuentos, como los barcos hundidos por los torpedos de la noche y el odio.

Hace 50 millones de años, un año por cada muerto de la segunda guerra, el mar salió a la tierra, en lo alguien llamó la primera fase de la orogenia alpina. Y así quedaron a la vista la montaña de hierro de Plinio el viejo.

Con la lluvia y el viento el carbonato de hierro se hizo óxido (hematites) e hidróxido (limonita), más ricos de metal que la siderita que los había formado. El hierro bueno estaba cerca del suelo de la montaña. Ahora solo había que buscar a las personas que lo sacaran. Hubo que esperar millones de años.

Hace ciento sesenta años llegaron hombres bien vestidos y bien alimentados. Cambiaron las leyes y con el hambre trajeron a los hombres y a las mujeres, con sus niñas y sus niños, llenaron los montes de agujeros y barracones. Alfred Nobel llegó para poner su fábrica de dinamita y luego edificaron una iglesia para sus funerales y un hospital para los heridos de las explosiones.

En menos de cien años vaciaron el hierro de la montaña. Aquí las tarifas del puerto de donde salía el mineral para Inglaterra, por donde llegaba el bacalao de los noruegos.

Feliz feroz 2020


miércoles, 4 de diciembre de 2019

VOCES DEL EXTREMO BILBAO MUTURREKO AHOTSAK



¡SEMBRAD POESÍA!

Compañeras y compañeros: os invitamos a participar los días 6, 7 y 8 de diciembre, en estas jornadas de Voces del Extremo Bilbao y dirigir nuestra mirada y nuestro pensamiento desde la poesía y la conciencia, hacia las Tierras Vaciadas.