viernes, 9 de abril de 2021

MIEDO A PARTIR UN POEMA DE MNEMOSINE DE DIONISIA GARCÍA

 

 

 

 

MIEDO A PARTIR

 

 

 

Hemos llegado al fin de este mar de canícula

que ha de quedarse solo al doblar el otoño;

descolorido y zarco, el cielo de septiembre

llorará soledades, añorará los cuerpos

cansados o turgentes entre vuelos de espuma.

 

Otro verano más buscando la calina,

barajando colores sobre lechos de arena

en la casa del mar, choza de agua

donde tu piel ungiste con acopio de sal.

 

Tengo miedo a partir, quizá por si no vuelvo

a enhebrar con el mar la voz de mis amigos.

Me duele ser del tiempo, rastrear el espacio,

alojarme en un grito que apagará la noche

sin escuchar siquiera la curva de palabras.

 

Solo cuenta contigo para mi referencia,

el único viajero atado a este navío

que no tiene más ancla que la boca del viento

y un pedregal de sueños cerca del horizonte.

 

Hemos llegado al fin de este presente,

curtidos en amor desde este mar de sures,

donde cualquier ausencia es un hueco de ola,

estría señalada sobre su cuerpo abierto.

 

Completa tu equipaje con líquenes y arena;

ellos serán la huella cuando duerma el estío

y la ciudad se meza entre humareda y lascas.

 

 

 

Dionisia García

Mnemosine

 

Genealogías

Ediciones Tigres de Papel


miércoles, 7 de abril de 2021

TRES POEMAS DE DETENER LA PRIMAVERA DE MARTHA ASUNCIÓN ALONSO

 

 

 

 

Nostalgiar

 

 

 

Plataneros meciendo el corazón,

duendecillos de mimbre en las estufas

y el abuelo, que vuelve de la mina,

con pan de pajarines y meruéndanos rojos

(rojos eran tus labios cuando pescabas nubes,

de niño, por las Veigas)

 

Nostalgiar.

 

Crepitar de mazorcas en el horno.

Otoño en cucuruchos de papel.

 

Esta niña no sabe el padrenuestro,

ni la tabla del cinco,

ni estar sola.

 

El príncipe soltero del desván invisible.

Manchas chinas de aceite sobre papel de estraza.

 

Nostalgiar.

 

Quiero, abuela, hojaldres y una gripe,

cachorros callejeros a los pies de mi cama:

volver, lavarme el corazón con manzanilla.

 

Esta niña no sabe estar con nadie,

salirse de los cuadros del salón,

dibujar un sombrero… Ni una boa.

 

 

—————————————————

 

 

 

Emaús

 

 

 

Pierre Lecoq, en la esquina de la Grand Place con Saint-Vaast, vende los mejores cruasanes de Béthune. Yo estaba en la lavandería mirando los tambores de aquellas secadoras cuando un mendigo abrió la puerta y me llegó el aroma dulce del hojaldre. Era el invierno. La soledad y los vasos de plástico junto al distribuidor de detergente y las monedas diminutas de dos céntimos. No sirven para nada. Crucé entonces la calle y pisé un charco y en el escaparate iluminado de Lecoq los cruasanes eran como juguetes caros, tan perfectos. El mendigo cruzó. Vino hacia mí. Le vi mover los labios para no decir nada, la taza de cerveza entre las manos con mitones y una manta isotérmina del SAMU flotándole detrás, como una capa triste de aluminio. Parece un súper héroe, ¿sabe usted? Era noviembre y fue de noche y los coches pasaban salpicándonos frío y a mi no me llegaban las monedas de cobre ni para la secadora ni un pastel. Puedo prestarle un euro -dijo entonces el héroe, amoratado, buscándome los ojos en el escaparate-. Puedo prestarle un euro, Señorita, si usted quiere. Parece ser que en árabe y hebreo “Emaús” significa “primavera templada”. Un alto en el camino.

 

 

—————————————————

 

 

All You Need

 

 

 

Aquel dolor, la luz gigante en mi cabeza.

Cualquier autobús vale, cualquier mano tendida:

Esto es lo más al norte que has estado -pensaba-

Y estás sola. Sola con el dolor,

la luz hiriente,

un enjambre de bichos sangrando en los oídos.

Pronto escuché una voz, vi esas monedas

puras caer sobre la herida, poco a poco.

Sólo entendí: Deshielo.

Fue estallando el dolor, la luz, de mil colores.

 

 

 

Martha Asunción Alonso

Detener la primavera

 

Ediciones Hiperión

 


lunes, 5 de abril de 2021

SOBRE LA DIFERENCIA... UN POEMA DE EMERSSON PÉREZ DE LA MUERTE DE LA TELEVISIÓN NO SERÁ TELEVISADA

 

 

 

 

SOBRE LA DIFERENCIA ENTRE VISITAR EDIFICIOS ABANDONADOS Y VER PERFILES DE PERSONAS MUERTAS

 

 

 

Ver sus comentarios y los de sus amigos, algunos de su propia red de contactos. Animita de Facebook. Un autor del cual no recuerdo el nombre, ni el título de sus libros, decía que los fantasmas son otras formas de percibir energías ancladas, que nuestro cerebro en unos cientos de años podría percibir el tiempo de diversas maneras y que, a veces, pueden llegar a proyectarse en un edificio abandonado. La necesidad de leer un poeta o un cantante recientemente fallecido, las inteligencias artificiales me dieron la noticia de un recientemente muerto, que sacaba fotografías a edificios abandonados. Todo esto valdrá más que una sopa enfriándose en un velorio con gente desconocida. ¿Se encuentra un descendiente mirándote en este momento?

 

 

 

Emersson Pérez

La muerte de la televisión no será televisada

 

Ediciones Liliputienses


viernes, 2 de abril de 2021

CURADME UN POEMA DE EX VIVO DE SARA R. GALLARDO

 

 

 

CURADME

 

a mis hermanas locas a las que siguen torturando

 

 

Queréis curarme de enfermedad.

Queréis curarme de biología,

de herencia genética,

de mi exclusivo sistema límbico.

 

Curadme de vacío, si es que sabéis que lo nombro;

curadme de sombras, de diluvios,

curadme de abusos sexuales, de enredaderas creciendo,

curadme de descensos, de entrañas,

curadme de mi pobreza y no os sentiréis tan frustrados.

 

Curadme de vuestros medicamentos, de vuestra industria,

curadme de vuestra suficiencia,

curadme de vuestras correas, de vuestras coerciones. Curadme, si

queréis, de custro dominio sobre lo que siento.

 

Curadme por dentro las autolesiones,

curadme como profesionales las vidas que he ido extraviando;

curadme del estado de shock de un dolor muy profundo.

 

Curadme del individualismo que promovéis,

del do it yourself, del «si tú quieres, puedes».

 

Curadme de las olas que vienen rompiéndose en mí,

curadme de todas las etiquetas que me habéis hecho colocar y

ocultar al mismo tiempo.

Curadme de trabajos mal pagados, de amistades que se alejan;

curadme de la incomprensión de los míos,

sobre todo, curadme de la luz de gas.

 

Recién comienzo a vivir sin odiar mi sufrimiento, mientras vuestras

palabras lo envilecen.

Yo manejo mi abismo,

salid de él de una vez. Dejad de curarme.

 

 

 

Sara R. Gallardo

ex vivo

 

Ya lo dijo Casimiro Parker


 

miércoles, 31 de marzo de 2021

[6] MI PADRE UN POEMA DE 6 SEIS 6 DE RAMÓN BASCUÑANA

 

 

 

[6] MI PADRE

 

 

 

mi padre tiene un aire de tristeza infinita

se queja del presente

mira pasar los días del pasado

y no encuentra consuelo en el ahora

qué esperabas le digo le pregunto

con los años la vida no mejora

suele ir a peor

qué te creías

me mira desde un tiempo de palabras vacías

o desde el lento frío del que espera

a los pies de la muerte

sin saber si la espera es afrenta o misterio

o merece la pena

 

cada día es más dura esta certeza

la del tiempo que apremia

la del tiempo que empuja

contra la boca abierta de una fosa

sin consideración y con alevosía

cada vez es más cierta esta verdad a medias

vivir es ir muriendo a cada instante

morir es ir viviendo por momentos

irremediablemente a cada instante

la vejez certifica y conmemora

a cada instante que estamos menos vivos más muertos

solo a quien ha vivido no le pesan los años

se lamenta tan solo

quien malgastó los días del pasado

y desaprovechó sus oportunidades

 

mi padre se lamenta

porque esperaba algo del futuro

quizás la recompensa a sus desvelos

un premio de consuelo por acatar las normas

y por seguir las reglas

nadie le dijo nunca que la vida te hurta

incluso las mentiras que no sueñas

los sueños que no tienes

se fue volviendo viejo sin haber sido joven

nadie le abrió los ojos

nadie le reveló las estrategias

ni le puso al corriente

de la letra pequeña del contrato

 

vivir no sale gratos

la vida es un contrato en desventaja

y la vejez es parte del precio que se paga

la parte más cruel y más ingrata

también la más injusta

pues pagan por igual valientes y cobardes

aquellos que apuraron la copa del deseo

y los que prefirieron atenerse a las normas

no traspasar jamás los límites impuestos

y esperar que la vida cumpliera sus promesas

pero la vida miente desde el primer minuto

y tienes que aceptarla porque no tienes otra

 

mi padre declina los recuerdos en presente

pero sueña en pasado

sueñas con ser aquel que ya no es

el joven que una vez quiso comerse el mundo

y beberse la vida

y conquistar la luna

en los ojos sin tiempo de mi padre

pero el tiempo nos cambia

y nunca es a mejor puedo afirmarlo

nadie es más joven que a los veinte años

cuando creemos ser indestructibles

pero siempre podemos ser más viejos

más sabios más frágiles más torpes

 

mi padre no lo sabe

pertenece al común de los mortales

no es una excepción es la mayoría

de la gente del mundo se considera eterna

y vive en un ahora prolongado

no piensa en el mañana

no piensa en la vejez no quiere verla

mas la vejez es terca y laboriosa

le gusta su trabajo

y gusta de ejercerlo sin demora

nos impone el cansancio y nos regala arrugas

dolores y otras taras

nos despoja de amigos y de sueños

nos aparta del mundo

y si no te resignas siempre será peor

 

mi padre no lo sabe

nadie se preocupó de comentarle

que la vida es un robo a mano armada

que siempre estamos solos aunque no lo parezca

que todo tiene un precio hasta la juventud

y que si no la gastas se desprecia

hasta ser un recuerdo que ya no vale nada

es demasiado tarde

le comento

tenemos que aceptar nuestra derrota

aceptar que la vida nos pasó por encima

que todo es cuesta abajo

pero mi padre aparta mis palabras

mira pasar los días del pasado

se queja del presente

y me regala a modo de esperanza

su terca voluntad de seguir vivo

y un aire de infinita tristeza en su mirada

 

 

 

Ramón Bascuñana

6 SEIS 6

 

La Única Puerta a la Izquierda L.U.P.I.


 

lunes, 29 de marzo de 2021

UN POEMA DE VINE PORQUE ME PAGABAN DE GOLGONA ANGHEL

 


 

 

 

Esta es la mejor altura del año

para cortarse el pelo —profiere Sandy,

revolviendo con la punta de los dedos

algunos hilitos en la frente.

El coñazo ese de la luna atrae las mareas,

crea tsunamis, invade Japón,

provoca una crisis nucleas,

¿por qué no habría de hacer

crecer el pelo?

 

Dios coge a los poetas de los cabellos, explica Hölderlin—

agrego entonces,

preocupada con la importancia literaria del asunto.

Pero, para estar segura,

quise preguntarle a un especialista,

es decir, a cualquiera de las mujeres

que estaban haciendo cola ahora

a la entrada de Gimnasio Club Portugués

como las grandes manadas de antílopes Impala

al borde de un pantano,

en un documental de Animal Planet.

 

Quise decirles que el dinero, la edad, no cuentan

que mañana es otro día,

pero después recordé los terremotos,

la crisis nuclear, el IVA,

y me quedé callada.

 

 

 

Golgona Anghel

Vine porque me pagaban

 

traducción de Aníbal Cristobo

 

kriller71ediciones