sábado, 18 de septiembre de 2021

ÁRBOLES FUSILADOS UN POEMA DE ERIZO PÚRPURA DE IRIS ALMENARA

 

 

 

 

ÁRBOLES FUSILADOS

 

 

 

Todas las mañanas fusilan a los árboles de la ciudad.

Desnudos nos contemplamos.

 

Las esquinas de mi cuerpo

carcomidas entre los dientes de una pantera,

están untadas con polvo de incienso.

 

Nosotras, las embarazadas de nada,

rompemos con el cordón umbilical que nos asfixia

y abortamos crucifijos por el salario mínimo.

 

Los muertos nos reviven de la rutina

rociándonos de saliva fértil,

mientras las semillas siguen exterminando al avispero ávido

que habita en bocas abiertas,

en bocas que se besan hasta ser arena.

 

Todas las mañanas fusilan a los árboles de la ciudad.

Desnudos nos contemplamos.

Cadáver frente a cadáver.

 

 

 

Iris Almenara

Erizo púrpura

 

El petit editor


viernes, 17 de septiembre de 2021

PLAYBACK UN POEMA DE EL TIEMPO DE LOS USUREROS DE FERMÍN HERRERO

 

 

 

 

Estuve dentro de un poema de Pessoa. Era por marzo

y luego por la edad. Andaba entonces del lado del amor,

desvivido. Por eso lo recuerdo. Densidad de la piel

y de la carne, que es cadena —en qué piensas—, una mutilación

cada silencio. En torno mío no veía sino el fracaso

y la muerte, ningún sueño excepto la pasión por nombrar

lo intraducible. Pues era falsedad la calle desde

mi ventana, asomado al poema que me sabía casi

de memoria, de parte a parte dentro de mi elegía

sin lucidez, sin sueños —en qué piensas—. Es cierto

que podía salir de la ventana de los parques

de octubre, al campo incluso —en qué piensas—. Pese

a que también es cierto que el amor desgasta y es algo muy

moliente, tan común como nosotros, que buscábamos

refugio en las caricias huyendo de la vida

y la abstracción que nadie frecuentara. Hemos

envejecido mucho desde entonces mas nunca

me he quitado de encima al fingidor, ni tanta

realidad, ni tanta metafísica, ni el saludo

de Esteves hecho añicos, ni la sonrisa

del estanquero haciendo agua. Y todo por no

cruzar al otro lado de la calle, que fatigaban

con los pies en el suelo los que no pasan

por este mundo para envanecerse desde su escritura.

 

                                                                                —PLAYBACK—

 

 

 

Fermín Herrero

El tiempo de los usureros

 

Ediciones Hiperión


jueves, 16 de septiembre de 2021

ADIÓS A LA FAMILIA UN POEMA DE UNA MUJER SOLA SIEMPRE LLAMA LA ATENCIÓN EN UN PUEBLO DE NATALIA FIGUEROA

 

 

 

 

Adiós a la familia

 

 

 

Cómo olvidar la fijación de mamá

por convertir ese patio lleno de tierra y piedras

en un jardín.

Era la casa nueva.

Estabas a punto de nacer, hermano.

Mamá de bruces sacaba piedras más piedras

hasta acabar el agujero en el que plantó el pino.

Papá la retó por gastar dinero

pero con el paso de los años aprendió a gustar del árbol

de su sombra

del follaje que lo protegió de los vecinos.

 

El pino, que era hembra, creció sano y fuerte

en busca de la reproducción

sentíamos el olor que expelía

para atraer a quienes portarían el polen

de algún pino lejano.

 

Muchos pájaros vivieron en sus ramas

Sus raíces comenzaron a levantar las baldosas

Su sombra impidió que el membrillo prosperara

Pronto los vecinos se quejaron.

 

Tomaste un serrucho

subiste esos nueve metros

y comenzaste a cortar las ramas más gruesas.

Al bajar estabas salpicado entero de leche.

Cuando mamá llegó y te vio sin protección arriba

destruyendo ese pino

tuvo que sostenerse.

 

Hoy todavía queda una rama.

Después tendrás que cortar el tronco

Jalar cada raíz.

No te dio pena haber derribado el plan.

Pronto entrarás en esa tierra.

 

 

 

Natalia Figueroa

Una mujer sola siempre llama la atención en un pueblo

 

Ediciones Liliputienses


miércoles, 15 de septiembre de 2021

TRES POEMAS DE LA COMPLEJIDAD DE ELECTRA DE LLUÏSA LLADÓ

 

 

 

LA BLUSA LLENA DE MANCHAS HEMATÍES

 

 

Quedamos tan heridos resolutivamente

que de cada brecha: un estilete.

La causa vara por los que

quienes nos abrazan

peligran.

 

 

—————————————————

 

 

LILIT

 

 

Pétalo de caspa.

Pelo híbrido con tinte de caoba.

Respiro deliberado en pomos, manillas, timbres,

visillos, toallas, alfombras,

pavimentos y ascensores.

Botones, cremalleras y la arruga mal planchada del lecho.

Átomos de la quijotesca peregrinación, huellas táctiles,

la saliva y el aliento,

Lo autorizado al hombre,

lo extinguido y pecaminoso para la mujer.

 

Barrizal para expoliar al dilema.

La duda, de amar más de lo prescrito por nuestros

predecesores.

 

 

—————————————————

 

 

LA SUMISIÓN POÉTICA DEVASTADA

 

 

He santificado en exceso

a mi padre.

Él aparece en facsímil, en las múltiples gacetas de Dante.

 

Oleoducto.

 

En la correa de cuero.

En los pasteles de merengue.

En las piedras.

En los hombres que son incapaces de tocarme.

 

 

 

Lluïsa Lladó

La complejidad de Electra

 

Torremozas


 

martes, 14 de septiembre de 2021

CINCO POEMAS DE HERIDAS DE JESÚS AGUADO

 

 

 

 

XII

 

 

Esa palabra rota,

la que vas a tirar,

dámela a mí:

 

 

XVI

 

 

Me está grande el jersey.

Me están pequeños los zapatos.

 

Ni yo soy de mi talla

 

 

XIX

 

 

La fiebre pone

su manita en mi frente

 

y me receta globos y cometas

 

 

XXII

 

 

La niña.

El charco.

 

Un barco de papel.

 

El sol se para.

 

 

XXIV

 

 

Mi propia hambre

inatendida

 

cuando duermo una rata

sale de mí

y me lame los labios

en busca de miguitas

de pan o leche seca.

 

yo puedo

coserla al corazón de las palomas.

 

 

 

Jesús Aguado

Heridas

 

Renacimiento


lunes, 13 de septiembre de 2021

UN POEMA DE WINTU DE LORENA HUITRÓN

 

 

 

 

Las madres sueñan

con baños sucios

y cadáveres de amigos conocidos,

sueñan con fiestas, supermercados,

sueñan que bailan

con su sombra,

abriendo el pecho y descalzas,

en algún pueblo africano.

 

Dura poco el episodio.

Despiertan en la madrugada.

Las madres ya no pueden dormir,

entonces piensan

en los pasillos oscuros de la casa,

les da miedo.

Se aguantan las ganas

de ir al baño,

se colocan en posición fetal,

aprietan la frente

a la almohada,

cierran los ojos,

se aferran a los bailes africanos,

al cuerpo haciendo jirones al viento.

 

El aire, dicen, si se inhala,

da un bocado de soledad.

La música, también dicen,

es un apretón de manos de la vida.

Las madres recogen

las ilusiones de sus sueños,

se tragan la idea de libertad

antes de que sus hijos despierten.

Sienten su cabeza amarrada a un ladrillo.

 

 

 

Lorena Huitón

Wintu

 

Ediciones Liliputienses


sábado, 11 de septiembre de 2021

ANTISISTEMA EN POEMARIO ILUSTRADO DE MALABARICIA

 

 

 

 

Antisistema

 

 

 

Denegado el título de antisistema

suspenso en coherencia

que leí mi poema anticapitalista

en mi celular

y hablaba del coltán

 

soy pacifista y ecologista

y todo lo que acabe en ista

y suelo pasarme de lista

cuando hablo de libertad

 

con mi factura de datos

posteo lo alienadas que estamos

y actualizo mi estado

insumiso y libertario

 

Digo que el sistema apesta

y olvido que mi plata lo alimenta

y que el domingo no hay que comprar

pero es que faltaba el pan…

 

tapo la marca de mi chaqueta

con una chapa que reza

que se muera el capital

 

y vuelvo a caer en los mismo

hablando de micromachismos

que coñazo

el patriarcado

que hijoputas son los machos

 

me cago en las etiquetas

en los roles y apariencias

pero oye mira esa

cuan pija y superficial

 

hablo de formas de amar

que se salgan de la norma

pero se enrolló con otra

y no la quiero ver más

 

siempre algo que gritar

y mucho por que callar

soy la pieza que no encaja

pero que llena la caja

del sistema a reiniciar.

 

 

 

Malabaricia

poemario ilustrado

 

Ediciones El coño de la Bernarda