lunes, 22 de octubre de 2018

UN LIBRO ABIERTO UN POEMA DE MARÍA PÁMPANAS




UN LIBRO ABIERTO


Mi madre es un libro abierto.
A ella esto le da miedo,
porque sabe que los desconocidos
pueden leerla como si fueran familia,
pero yo siento que no hay nada más tierno
que leer a mi madre
mientras charlamos.

Cualquiera podría mirarle a los ojos
y empezar una novela.
Casi puedes observar cómo se le amontonan
las palabras tras la frente.
A veces, parece que vaya a caerle
un prólogo,
un índice
cuando sacude su pelo.

Cuando está triste,
le ruedan ilustraciones por las mejillas
y no necesita explicarte cómo lo hace,
porque a cada pestañeo pasa una página
y puedes seguir leyendo.

Mi madre es un libro abierto
y eso la incomoda,
porque sus pequeñas orejas a modo de pergamino
son un reclamo para muchos.
A veces, da vértigo dejarse llevar por su lectura.

Cuando está asustada
le asoman tímidas metáforas a cada pie de página,
pero si está calmada,
si de verdad está calmada,
podrás leerla directamente,
observando cómo le rebosan de historias nuevas las mejillas.

Y como mi madre es un libro precioso,
es difícil tener suficiente.
Y al llegar al extremo de cada capítulo
coincidiréis conmigo en que
no importa lo bueno que vaya a ser el final:
nunca quiero que se acabe.


María Pämpanas
En el borde del labio


domingo, 21 de octubre de 2018

PHIL COLLINS ONE MORE NIGHT UN POEMA DE FERNANDO SARRÍA




PHIL COLLINS
[One More Night]


Hay días con un perfume inacabado a pachuli
impregnándote la ropa,
el aroma perdido de una buena maría,
el sabor en la boca de la absenta y el tabaco,
el rencor de la luz de la mañana,
el hambre del frío en los huesos
que cala el cuero negro,
la gorra oscura en que me escondo
y el poco tiempo
que nos dejó el sueño.

(En el Duffo)


Fernando Sarría
Bares

Planeta Clandestino
Ediciones del 4 de agosto


sábado, 20 de octubre de 2018

UN FRAGMENTO DE AMOR DE ANDRÉ SANT'ANNA




Aquellos soviéticos y el Rey de Inglaterra y aquellos soldados estáticos en la puerta del palacio del Rey de Inglaterra, en el borde del camino.
Todos los problemas del mundo.
Todas las palabras. Todas las palabras. Todas las palabras. Todas las palabras.
Todas las palabras del príncipe. Todas las palabras de Roberto Carlos.
Todas las palabras explicando todas las palabras.
Todas las palabras.
Sentencias.
La sangre de las criaturas y el veneno de aquella mujer cascabel y todos aquellos tipos que se suicidaron y todos aquellos tipos que enloquecieron.
Dioses, dioses, dioses.
Fiestas del paraíso llenas de ángeles sin sexo que nunca piensan en coños, que nunca salpican sangre, que nunca absorben el veneno de las mujeres cascabel y por eso son felices tocando el arpa.
Restaurante populares sirven inmensos platos de arroz con alubias para todos aquellos operarios. Empresarios gordos prefieren comer alguna cosa más sofisticada como criaturas salpicando sangre.


André Sant'Anna
Amor

Traducción de Aníbal Cristobo
Kriller71ediciones

viernes, 19 de octubre de 2018

LA DEUDA NACIONAL UN POEMA DE JOHN ASHBERY




LA DEUDA NACIONAL


Compramos el pudin a ras de suelo
por el maullido que emiten sus pliegues.
Pero había otra en ciernes, la diosa luminaria
para quien no se mitigó ajuste alguno. Ah,
la matemática de pretéritas horas de té.
Y cuando ese hubo estampado su firma, bueno,
fue inútil aseverar compensaciones válidas.
Sí, era solo para nobles
en la cámara dorada. Lustre de estrellas y unas buenas
brisas perdidas, que nos recordaran dónde más estuvimos.

Entretanto fui complacido.
Formas alternativas de transporte
hicieron brotar espuma a los párpados,
se les ofrecerán a los desafortunados
que se encuentren en semejante situación
mañana a esa hora.

Bastante feliz a veces,
¿por eso nos pagaron dinero a todos?
Se me puede comprar,
el peso de mi pelo riela,
recordando algo del futuro lejano,
algo que nos gustaría, y que le gustamos...

¡Scheherezade! ¿Fuiste tú desde el comienzo? Entonces ¿por qué
ese otro vertedero reclamó los restos
que el cielo creyó conveniente repartirnos, a nosotros
discretamente indignos, como mejor puede?

¿Tienes una revista preferida?
¿Te consideras de izquierdas?
¿Elevados costes de mantenimiento? El contenido queda
infectado, o se desenfoca.
Los obreros instalan la vulgata del pez.



John Ashbery
El alboroto de los pájaros

Traducción de Eduardo Iriarte
Visor Libros


jueves, 18 de octubre de 2018

EN LA SIEN UN POEMA DE ELISA RUEDA




EN LA SIEN

Papaver amapola


En el antiguo cementerio hay muertos que aguardan verdades.
A los fusilados se les olvidaba en una fosa,
                        —nadie sabe aún cómo su compañera lo consiguió
pero a él, su familia pudo rezarle
en aquel nicho de la quinta altura.
El cráneo trepanado en un lateral se deshacía en polvo.

En el antiguo cementerio hay muertos que aguardan verdades.
Aunque sean verdades piadosas,
como la del sepulturero
que limpiando el nicho de la quinta altura,
abrió el sudario y aseguraba a la anciana que preguntaba
por los huesos del padre,
que el tiro fue en el pecho.

II

Descifro las coordenadas del verano:
amarillo de los campos de trigo
y una carretera.
Las amapolas, condenadas a las cunetas,
reivindican su condición de dueñas del paisaje
y refulgen en pequeños grupos para no ser olvidadas.

Cualquier carretera en verano parece llevarte a la libertad.

Campos recién segados
y cunetas olvidadas
descifran las coordenadas de la muerte.

Quiere la amapola prestar su color
a una memoria teñida de rojo.


Elisa Rueda
Tentación botánica

Fundación Valparaíso


martes, 16 de octubre de 2018

INTEMPERIE DE LUIS LUNA




Construyes un carro con los materiales de la demolición, con las canciones abandonadas en los vertederos. Y contemplas la luz, las esquirlas del sol que anidan en su fondo como animales huecos, o huecos de animal cuando despierta. En ese amanecer el espejo es una forma de lenguaje, igual que la cuchilla y el jabón de afeitar. Comienzas entonces las tareas del día. Saludar a los pájaros, hacer de ellos el movimiento no visible de la luz bajo las alacenas del hambre. Escuchas llorar a los niños en los pozos y espina de los pechos. Escuchas en la boca de las madres la rama del árbol de la miseria, el canto ahogado de la herramienta del frío.


Luis Luna
Intemperie

Amargord Ediciones


lunes, 15 de octubre de 2018

6 UN POEMA DE LEONOR OLMOS DE ;p0ema




6


                el agua sobre mi cabeza, todo simulado — ésta es                mi boca, éste es mi cuerpo, ésta es la continua                                simulación que nos contiene — / éste es una esce-                    na, un sol abierto, una llaga porosa — y algo

de nosotros y todo de nosotros — en http: // — en lenguaje entronizado : este poema dice contenernos, este poema lava la culpa de nuestros padres

yo, la hija de un sistema neoliberal — / yo, entre la nieve, masticando el dolor, escupiendo

las cuentas que pagar mes a mes

/ 2 alternativas :

                                        a) siento mi cuerpo entre la hierba / a veces los ojos se                                           despiertan en el poema, a veces el poema y los ojos se encuentran

    / sobre la nada /

                                     b) cansada : de acomodar el poema entre la carne y                                                 dejarla morir / de acomodar el poema entre las piernas,                                     y  d e j a r l a s m o r i r / de vagas de lengua en lengua                                        sin nada que ofrecerte



Leonor Olmos
;p0ema

Kokoro libros
kriller71ediciones

domingo, 14 de octubre de 2018

TRES POEMAS DE CALLE LENTA DE JUAN ANTONIO BERMÚDEZ




BIENAVENTURADOS LOS ERRANTES


Porque esta tierra es hosca y tiene espinos
que hilvanan con alambre las desgracias,

porque en invierno hay trampas y cartones
en los labios del metro y en las curvas,

porque hay graves bocinas que nos riñen,
porque hay relojes sucios muy roedores,
porque hay ceniza fría que fue carne,

porque a veces el suelo se cuartea,

saldemos los diplomas y los ídolos
en el umbral del templo más lujoso

y bienaventurados los errantes,
los que viajan sin mapa, sin destino,
los que aman sin urgir el estertor,
los que brindan su paz y hacen ofrendas
sin esperar a cambio el paraiso.


—————————


JONÁS


Jonás,
que cumplirá 40 en 2015,
cruza el vientre del mundo en bicicleta:
la avenida de bruma y remolinos;
las callejas desiertas todavía;
el colegio vacante; el bar opaco;
el tráfago que funda los mercados;
los puentes y los parques; el aliento
de las panaderías y las fábricas.

A esa hora, camino del camino,
camarada de nadie en el semáforo,
los pies en los pedales, sin fatiga,
sin prisas y sin rumbo, va Jonás,
que cumplirá 40 en 2015.


—————————


HULOT, QUERIDO TÍO


Hulot, querido tío,
vivimos en trincheras, enchufados
al canto de los mapas,
pero solos.
Dudamos del vecino,
nos cortejan sirvientes espectrales
y animados medrados
en la furia.
Con extraviados ojos,
jugamos a la bolsa y a la vida
en plasmas que destiñen
hemorragias.
Las ciudades se calcan,
el cemento uniforma los distritos,
cada vez es más caro
ver las estrellas.
Vamos de un sitio a otro
raudos, acorazados, aturdidos,
peces de zinc en fuga
del colapso.
Y sin embargo, a veces,
cruzamos el umbral de una taberna
dispuestos al encuentro
de la vida.
Y ahí estás, desgarbado,
con tu torpe ademán de tarambana,
probando que no todo
está perdido.



Juan Antonio Bermúdez
Calle Lenta

Planeta Clandestino
Ediciones del 4 de agosto

sábado, 13 de octubre de 2018

LA PRIMERA VEZ Y OTROS EVENTOS UN POEMA DE ANA CAROLINA QUIÑONEZ SALPIETRO




LA PRIMERA VEZ Y OTROS EVENTOS


Yo dejaba de ser la hija mayor de mis padres
la primera nieta de los abuelos
la única prima de tu tamaño
cuando dejaba que me toques las costras de la rodilla

En la casa del árbol
dejabas de ser un niño

Te besaba sin enjuagarme los dientes
me tocabas sin lavarte las manos
de coleccionista de insectos disecados


Ana Carolina Quiñonez Salpietro
Cuentos tristes que esperan las chicas antes de salir a bailar & Vacaciones de invierno

Ediciones Liliputienses


viernes, 12 de octubre de 2018

INDIOS, NEGROS Y OTROS INDESEABLES DE PACO GÓMEZ NADAL




«...el gran ilustrado francés barón de Montesquieu, en el El espíritu de las leyes, pasa de asegurar que la «institución de la esclavitud no es buena por naturaleza» a defender que «la esclavitud de los africanos y africanas es necesaria para abaratar el coste de la mano de obra, pues si no fuera por la esclavitud de los africanos en América y en algunas islas del Mediterráneo el azúcar, por ejemplo, se compraría más caro en Europa». Para justificar tan atroz aseveración, Mostesquieu se amarra al racismo y escribe: «Es imposible suponer que tales seres negros sean hombres, los negros carecen de sentido común... (…) No se comete ninguna injusticia al someter a la esclavitud a los africanos.» [Aimé] Césaire da una bofetada a los europeos al recordarles, en su mítico Discurso sobre el colonialismo (1950) cómo su 'invento racial' para justificar lo injustificable se volvió en su contra de la mano de Adolf Hitler «(...) en el fondo lo que no le perdona [el burgués europeo] a Hitler no es el crimen en sí, el crimen contra el hombre, no es la humillación del hombre en sí, sino el crimen contra el hombre blanco y haber aplicado en Europa procedimientos colonialistas que hasta ahora solo concernían a los árabes en Argelia, a los coolies en la India y los nofros en África»—.


Paco Gómez Nadal
Indios, negros y otros indeseables
Capitalimo, racismo y exclusión en América Latina y El Caribe

milrazones


jueves, 11 de octubre de 2018

ANTONIO GRAMSCI DE GIUSEPPE FIORI

 




«Este libro no tiene otra ambición que completar el retrato de Gramsci, es decir, añadir a la "cabeza" (al Gramsci mejor conocido, el gran intelectual y dirigente político) "piernas y cuerpo": los elementos humanos que, desde la infancia a la madurez, ayudan a hacernos ver el personaje "entero" en los momentos de fama, del amor y de la lenta agonía.»


del prefacio de Antonio Gramsci. Vida de un revolucionario de Giuseppe Fiori
Traducción de Jordi Solé Tura

Capitan Swing


miércoles, 10 de octubre de 2018

LA MUJER ES UN BELLO, IMPLACABLE ANIMAL UN POEMA DE MARÍA ÁNGELES PÉREZ LÓPEZ




La mujer es un bello, implacable animal
que se pinta con nieve el corazón.
Una osezna que hiberna largamente
pero pare a sus crías en el frío,
un animal feroz, sobrepasado
por su propia pasión, temperatura
que derrite la escarcha y los desaires.
Mientras el oso duerme, merodea,
mastica con desgana los recuerdos
y rebaja su tasa metabólica,
ella desgasta el tiempo del glaciar
como hielo que vive en su tormenta,
su estallido feliz, cristalográfico
que le devuelve el modo más flexible
y líquido, también nombrado amor
o arroyo que le corre por las patas
y hace bajar al hijo, a los oseznos
hasta el suelo en que habrán de levantarse.
Entonces toma nieve y se calienta
el corazón blanquísimo y ardiendo
en su aterida cueva silenciosa.
A nada temerá, con sus dos manos
arranca sus criaturas, sus pesares,
baja vida caliente de sus ingles,
de sus huesos inmensos y esponjosos
que se abren con dolor mientras hiberna.
Las lágrimas de esfuerzo y de alegría
pintan de sal su pelo entumecido
y al caer sobre el hielo lo disuelven.
Con el perfecto blanco sobre blanco,
la floración arisca del invierno
reverdece al igual que la mujer.


María Ángeles Pérez López
Mecanismo animal

Planeta Clandestino #202
Ediciones del 4 de agosto


martes, 9 de octubre de 2018

SANTA LUCÍA UN POEMA DE LAYLA MARTÍNEZ EN -A MUJER, LENGUAJE Y POESÍA




Santa Lucia

Las abejas llevan a Dios dentro del pecho”
David Meza

Dios es hermoso como un carnicero adolescente,
como la caída de Roma desde la cima del Coliseo,
como las canciones eslovenas que hablan de la nieve,
como los jóvenes airados que llevan a Mao dentro del pecho.

Hablamos lenguas atroces, Lucía,
lenguas que predicen el último agosto del mundo
y tienen setenta y dos palabras
para nombrar a Dios.

En esta lengua cruel no hay lugar
para los astrónomos que no enloquecen nunca
para los feroces burgueses que bailan a todas horas
para los imbéciles que creen en la existencia de las galaxias
para los histéricos que temen el contagio de la sífilis
por el trato carnal con los seguidores de Nietszche.

Esta lengua solo admite carceleros,
soldados alemanes marchando hacia la muerte,
jueces inflexibles escupiendo a nuestro paso,
ejércitos de mendigos predicando la ortodoxia.

Pero incluso en esta lengua despiadada
la palabra más hermosa de todas
se pronuncia de rodillas
y no es Dios,
sino madre



Layla Martínez
del poemario inédito Cineraria


-A Mujer, lenguaje y poesía
Stendhal Books

Alba González Sanz
Alicia García Núñez
Chus Pato
Elena Medel
Flavia Company
Irati Iturritza
Laia López Manrique
Layla Martínez
Lola Nieto
Martha Asunción
Miriam Reyes
Ruth Llana
Teresa Soto
Uxue Juárez