sábado, 11 de agosto de 2018

SLEEKIT COWRIN UN POEMA DE SHARON OLDS




SLEEKIT COWRIN



Cuando un cadáver de ratón atrapado yació oculto, durante una semana,
y se quedó enganchado al suelo, empecé a poner
las trampas en algunas de nuestras ensaladeras
florales de porcelana de boda. Luego
una noche cuando una de las trampas salta, la pongo
en el porche, para llevarla al bosque por la mañana, pero por
la mañana me olvido, y también al mediodía, y después
del mediodía el Sauce Llorón es como una cubierta de charnela
en Persia, cuando exponían los cuerpos de los muertos a los
buitres eruditos para hurgar y elegir el texto
de la materia o el texto del espíritu.
El ratón se ha convertido en un túmulo afelpado
excavado por un escarabajo rayado
con rayas de encendidas y de frías
brasas precipitadamente, comiendo se abre camino hacia dentro
del estómago más suave que sucio, los intestinos de ratón
más salados, la cera de abejas y el jabón
detenidos en los pequeños canales intestinales.
Y bichos pequeños como semillas bullen
por todo el pelo, como si el roedor
fuera una fiesta de comida. Y el Nicrphorus
corta y empuja, mece y estremece
su sucio hocico y sus anchos hombros
hacia adentro. Y yo sé, lo sé, debo poner
mi matrimonio muerto fuera en el porche
al sol, y dejar que quien pueda, venga
y se alimente con él lo cambie, lo devuelva
a aquello de lo que fue compuesto,
a la fuente de luz que lo hacía brillar.


Sharon Olds
El salto del ciervo


Versión castellana de:
Joan Margarit Consarnau y
Eduard Lezcano Margarit

Ediciones Igitur

jueves, 9 de agosto de 2018

YA NO ESTARÁS SOLA UN POEMA DE ARITZ GORROTXATEGI MUJIKA




YA NO ESTARÁS SOLA



Sabes, ama1, que no creo,
Dios, las estrellas, el cielo…
Pero cuando tú mueras, ama,
el ataúd, la lluvia, el temor…

Sé que es para ir con el aita2,
su mano y la tuya.
Sé que moriste largamente
sobre los pasos de los vivos,
encaneciendo.

Sabes, ama, que no creo,
el humo, el incienso, las campanas…
Sin embargo, no me preguntes por qué…
Ya no estarás sola.



1 Ama: madre en euskera
2 Aita: padre en euskera


Aritz Gorrotxategi Mujika
Más allá del hilo

Ediciones de Baile del Sol

miércoles, 8 de agosto de 2018

HASTA LAS RUINAS PODEMOS AMAR EN ESTE LUGAR DE MATILDE CAMPILHO




HASTA LAS RUINAS PODEMOS AMAR EN ESTE LUGAR


Me acuerdo muy bien de ese cantor vasco
que acostumbraba a celebrar la lluvia en verano
No ponía casi ninguna atención a las conspiraciones
que corrientemente se hacían oír
bajo las arcadas nocturnas de la ciudad
en aquella época de intermezzo lunar
Fue ya después del fascismo, un poco antes
de la democracia ceñida de magnolias
El cantor, las arcadas, el perfume y los disparos
me enseñaron que se debe aprovechar la época
de transición para desentrañar el brillo
Las revoluciones siempre han sido el lugar correcto
para el descubrimiento del sosiego:
tal vez porque ninguna casa es segura
tal vez porque ningún cuerpo es seguro
o tal vez porque después de encarar un arma
finalmente sea posible entender
las múltiples posibilidades de un arma.



matilde campilho
jócquei

Traducción de Anibal Cristobo
Kriller71ediciones


martes, 7 de agosto de 2018

UN FRAGMENTO DE MERIDIANOS DE TIERRA DE HASIER LARRETXEA




A la memoria de Seamus Heaney


Aprendieron a escribir con la dicción que cavaba la pala en la tierra de los antepasados que dormitaban en franjas; a la luz de la ventisca primaveral que ondeaba la ropa tendida como única bandera de una vida y su refugio. La escritura es la brecha que secundan la memoria de las polillas y los ladridos del perro sin adiestrar. La tierra, esa resistencia donde florece el almendro. Heredaron el sudor de quienes alzaron su mirada contra viento y tormenta. El empeño de aquellos que esquivaron la amenaza del forastero, que les hablaba en el idioma con el que estrujar la manera de esbozar cielo, manada, refugio. Se quedaron con el siseo de las palabras huérfanas y su tendencia a profanar el idioma ancestral con el que conjurar, a la luna llena, la eternidad y la plenitud de la cosecha. Ofrenda de santos. La escritura, esa despensa donde reposan las genealogías que no pudieron clarear la incertidumbre de las alcobas a la luz del horizonte lunar.


Hasier Larretxea
Meridianos de tierra

Harpo libros


lunes, 6 de agosto de 2018

REFUGIO UN POEMA DE MARTA NAVARRO GARCÍA




Refugio


Entro en el país que cobija nuestros secretos
y una luz oscura
desgarra el útero
de los días soñados.

Esta resaca dura ya mucho tiempo, me dices.
Sí, tal vez tengas razón.
Pero no soy yo quien le roba su canto a los delfines,
ni quien mancha la nieve con semen azul,
no soy yo quien lidera un ejército de larvas convulsas.
No, este plato lleno de cucharas y cadáveres
no es mío,
no me pertenece.

Entro en la palabra noche
y una luz oscura desgarra
el útero de las últimas estrellas.


Marta Navarro García
Ocho islas y un invierno

Ediciones El Desembarco


domingo, 5 de agosto de 2018

CUATRO POEMAS DE CARMEN BELTRÁN




la punta del iceberg
el poema
debajo
su corazón de hielo
enraizado en la herida
que lo provoca



————————————



sosteniéndonos

este terco aprendizaje
de las caricias
salvando el mundo



————————————



estarás a la intemperie
que es lo que queda
lejos del poder
y de sus focos

sólo ahí se es libre
y también desgraciado
(no conozco yo aún
premio sin herida)

contigo crecerán
tus cicatrices
ámalas
cuídalas
porque serán
el mapa que te explica

en ellas florecerá la luz
de quien te quiera



————————————



por qué hoy la poesía
para qué
para mantener una luz encendida
porque bebés siguen naciendo
cachorros flores
hermosas
dignas
posibilidades
y nadie sabe qué los llama
porque en algún momento todos
extendemos los brazos
necesitamos agarrar
personas calor cosas
algo
y ese algo
bien puede ser un poema



————————————



Carmen Beltrán
La meteoróloga de sí misma
(Antología personal 2004 – 2014)

La cabaña del loco


sábado, 4 de agosto de 2018

UN FRAGMENTO DE QUÉDATE ESTE DÍA Y ESTA NOCHE CONMIGO DE BELÉN GOPEGUI




Hay personas que ponen todo su empeño y logran cosas. La perseverancia es real, a su pausado ritmo la tortuga avanza. El talento crea su ondulación, esa perturbación que se propaga y a veces es perceptible como lluvia en la tierra. Aunque una cosa es ser, dicen, y otra pertenecer. Olga no se cree que esas cualidades pertenezcan a nadie. Más bien se encuentran y se usan, lo cual está bien. Si se le dice a una persona que lo conseguido no es del todo suyo, tal vez le aflija. Pero sólo podría demostrarse que la cualidad le pertenece si se demostrara que cualquier otra persona, habiendo trabajado lo mismo, con iguales unidades de constancia o de talento en una vida diversa, habría obtenido un resultado semejante. Demostrarlo es imposible y ni siquiera tiene demasiado interés. Por otro lado, cualquiera de esas cualidades es distinta del mérito. Porque el mérito lo juzgan los demás mientras que la perseverancia, como el talento, mal que bien puede cotejarse. El mérito, en cambio, es una pantalla vacía, el pretexto de alguien que posee un interés en imponer sus clasificaciones.


Belén Gopegui
Quédate este día y esta noche conmigo

Literatura Random House


jueves, 2 de agosto de 2018

DOS POEMAS DE SIN IR MÁS LEJOS DE FERMÍN HERRERO




La poesía
es la conciencia.
Muchas veces la profané,
lo haré de nuevo. Es más,
ya la estoy traicionando.
La poesía no tiene
complacencia, trabaja
a favor del olvido
de uno mismo.
En ausencia de Dios,
lo espera; si se esconde,
lo busca, porque sabe
de su insignificancia. Lo diré
por derecho: la poesía
ha de mostrarse. La bondad
se ve, no necesita
verborrea, Y a cada uno
según sus obras.
La poesía es la conciencia,
ese invento judío, según Hitler.
Es una enfermedad
que afecta a los más débiles
de la especie.



————————————



La extrañeza,
el encanto y la grcia.
Y la pérdida.
No hay más. O sí,
lo que trasciende.
Y la ilusión, al menos,
de ser libres.
Mientras dura
el poema.



Fermín Herrero
Sin ir más lejos

Poesía Hiperión

miércoles, 1 de agosto de 2018

TRES POEMAS DE EL CORDÓN UMBILICAL DE YOLANDA ORTIZ




Julia

Hoy a Julia le ha dado
por gritar su nombre al final de cada calle.
La gente lo respeta,
pero considera
que sería mejor
que aprendiera a morir en silencio
al principio de cada una de ellas. Ellos
podrían entonces
acabar libres su camino,
sin miedo a chocar
con un nombre inesperado.



La sala


Los amantes,
previamente enlatados y con su fecha de caducidad al dorso,
se amontonan
en el ala derecha de la sala,
frente a ellas,
que recitan promesas de amor infinito.



UNA madre juega con su hijo
en el espejo del techo
salida: Puerta de Atocha, 17:40
parecen tan felices
tan bocabajo
que mi cuello se tuerce
que mi rostro se ofrece
por si les cae
alguna que otra
sonrisa.



Yolanda Ortiz
El cordón umbilical

Baile del Sol Ediciones

martes, 31 de julio de 2018

PARQUE JUNTO AL RÍO HUDSON UN POEMA DE HANNAH ARENDT




[25] PARQUE JUNTO AL RÍO HUDSON


Pescadores pescando en silencio en los ríos
del mundo entero.
Conductores conduciendo a ciegas por caminos
alrededor del mundo entero.
Niños correteando, madres llamando,
el mundo es espléndido.
A veces una pareja de amantes
se pasea por el mundo.

Pescadores pescando en silencio en los ríos
hasta el anochecer.
Conductores conduciendo a ciegas por caminos
apresurándose a la muerte.
Niños, dichosos al sol,
jugando a la eternidad.
A veces se pasea una pareja
en compañía del tiempo.

Pescadores pescando en silencio en los ríos:
la rama cuelga solitaria.
Conductores conduciendo a ciegas por caminos
sin descanso hacia el descanso.
Niños jugando, madres llamando,
casi hay eternidad.
A veces se pasea una pareja
cargando con el peso de los tiempos.


Hannah Arendt
Poemas

Traducción de Alberto Ciria
Herder Editorial

lunes, 30 de julio de 2018

LA CASA CON FISURAS UN POEMA DE VERÓNICA ARANDA DE DIBUJAR UNA ISLA




La casa con fisuras


Qué sabes de esta contención,
qué sabes de esta casa y sus fisuras,
de cada objeto o libro que tocaste
las mañanas de estudio,
de tu caligrafía que es memoria.

¿Qué podrías decirme
de mi deseo de muerte
cuando se multiplica en las terrazas
o frente a una dalieda?

Amor, las frases hechas
llegan siempre a deshora.
Hay intervalos
de silencio-arcilla,
posesión que comienza en la no identidad.
Lo que sucede allí
es solo de tu piel hacia el océano.


Verónica Aranda
Dibujar una isla

Reino de Cordelia