sábado, 30 de enero de 2016

FRITHA DELICADA


Loila, octubre de 2013 por Pablo Müller

«…Esta inútil colección de epitafios. // Esta risa. De pronto esta risa.»
José Viñals

A Fritha Pattison

Fritha delicada como el acantilado,
se acerca a su orilla despacio,
con el silencio sonrisa y los ojos abiertos,
grandes como un mar de norte.

Fritha delicada como el acantilado,
sentada junto a la ventana mira,
parpadea la palabra en el sonido intacto
de cada idioma que habla para cada uno
de nosotros y así entender.

Fritha delicada como el acantilado
se acerca y deja sentada a Fritha
y pide a los colores de su vestido discreción,
y se mueve, Fritha por esta estancia
y a cada silla le da nombre de niña
y a cada puerta le da nombre de un mes.

Fritha delicada, oleaje, regresa a la esquina
discreta donde espera Fritha sentada
y le coge las manos para incorporarla
y sonríe, en ese silencio de mar y ceniza,
acantilado despacio a su extremo,
en el adiós que ofrece cada tarde oscura de sábado,
cada mediodía luz de domingo,
al final de cada estación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...