domingo, 15 de octubre de 2017

SIETE POEMAS DE QWERTY DE ITZIAR MÍNGUEZ ARNÁIZ







PROTOCOLO

El poema
hay que cogerlo
con las manos

eso sí
es recomendable
lavarlas bien
antes
y después

para que no quede mancha
y para no dejar huellas



POÉTICA

Recuerda esto:
el poema manda

es él quien tiene
la última palabra



DÉJA VU

Hay poemas
que tengo la sensación
de haber leído antes

no
no es porque suenen
todos igual
es que ya estaban
dentro de mí

esperando



ÚLTIMO ASALTO

A quién le va a interesar
un libro de poemas
que trata
única y exclusivamente
sobre la relación
de amor y odio
de dependencia
absoluta
que tenéis
el poema y tú

pues a nadie
como todos los demás
supongo

pero aquí sigo
no me digas que no tiene mérito



EL BÚNKER

El poema

ese lugar donde
me gusta sentir miedo
sólo por el placer
de saber que estoy a salvo



CONCLUSIÓN POÉTICO-EXISTENCIAL

La vida es
lo que sucede
entre el primer
y el último verso



ADICCIÓN

En poesía
lo peor de todo
es también
lo mejor de todo

así no hay forma
de quitarse



Itziar Mínguez Arnáiz





viernes, 13 de octubre de 2017

MAR DE FUEGUITOS 97 FM




Los poetas Ibon Zubiela Martín (Bilbao, 1975) y Pablo Müller (Bilbao, 1961) nos presentan sus dos últimos libros, "Presunción de conciencia" y "El cuaderno de las tareas extraordinarias", y recitan algunos de sus poemas. Los libros han sido publicados por la editorial Amargord y A Fortiori.


“El futuro no puede dolernos nunca porque es transformable, lo podemos cambiar”

“Reconstruir la memoria supone traer a nosotros el relato oculto, el relato que ha sido tapado por el poder. Y eso es fundamental”, señala el poeta Pablo Müller (Bilbao, 1961), al hilo de su último libro, “El cuaderno de las tareas extraordinarias”, publicado por la editorial A Fortiori. “Estamos viendo ahora mismo cómo se están construyendo los relatos sobre los hechos que están sucediendo, que no siempre tienen que ver con la realidad. Y nosotros somos hijos de una historia manipulada y que todavía hoy sigue siendo manipulada. Pero no solamente a nivel social o político sino incluso a nivel familiar, personal, laboral… en lo que se llama la vida privada. Y ahí creo que es fundamental reconstruir la memoria”, añade Müller.
“La poesía tiene que plantear muchas preguntas, casi ninguna respuesta, y este libro intenta comprometerse con su tiempo y lanzar preguntas, invitarnos a soñar”, cuenta el poeta Ibon Zubiela Martín (Bilbao, 1975) al hilo de “Kontzientzia Ustea / Presunción de conciencia”, su último poemario, editado por Amargord. “El futuro no nos puede doler nunca porque es transformable, lo podemos cambiar”, afirma Zubiela, para quien la degradación humana no es, afortunadamente, nuestro único horizonte.
Ibon Zubiela Martín y Pablo Müller han presentado sus últimos libros en Mar de Fueguitos, una charla en la que aprovechan también para recitar algunos de sus poemas.




martes, 3 de octubre de 2017

TRES POEMAS DE CUERPO A CUERPO DE ANTONIO MÉNDEZ RUBIO






Jirón de luz,
hazme
un sitio en tu cobardía.



La noche que tanto esperabas
sin nadie
no volverá a ser refugio
de ninguna conciencia, de
ningún estupor. ¿Qué importa
(y sobre todo a quién) que
se ericen las ganas de vivir
con el partir ya mudo de este ocaso
desprevenido? Se balancean farolas
por el soplo del viento oscuro.
De la boca a los pies: en donde
hay un deseo hay un miedo
a oír que se desespera
la verdad.



La última imagen
y también sin motivo:
sola, una mínima flor
asoma,
despacio,
pisada en un suelo de nieve.

Cuando no estés presente
recuerda que ese daño,
de alguna manera,
nos debe una explicación:
un ruido de
pasos firmes.



Antonio Méndez Rubio – Cuerpo a Cuerpo

Ediciones del Baile del Sol







sábado, 30 de septiembre de 2017

ACOGIDA SÍ, GUERRA NO, HARRERA BAI, GERRA EZ



Hoy, viernes a las 19 horas, en el Bar Kubrick, en Villarias, 2, Bilbao, nos unimos a los actos que en ciudades y pueblos de toda Europa reclaman el cumplimiento del compromiso de los gobiernos europeos de acogida de lxs refugiadxs de las guerras que necesitan nuestra acogida.



Nuestras madres y padres, nuestras abuelas y abuelos fueron en ocasiones refugiados en otros países: Francia, Inglaterra, Bélgica, la Unión Soviética, México, Venezuela, Argentina, huyendo de las guerras que les fueron impuestas.




La poesía, la música, la voz y la palabra nos recuerdan el hilo que une la solidaridad que nos ofrecieron en el pasado con la que necesitan ahora las víctimas de la barbarie. La poesía, la música, la voz y la palabra nos recuerdan el alambre de espino que une la voluntad de los poderosos del pasado, los que bombardearon Gernika y Durango, Bilbao y Barcelona, con los que permiten el bombardeo de Alepo y Yemen, trafican con las armas en el puerto de Santurtzi, niegan cobijo y ordenan sufrimiento.



Andrea Uña, Inazio Robles, Greta Frankenfeld, Txamba Payés, Carlos Alonso, Isabel S. Hidalgo, Roberto López S. José, Cristina Difuminada, Santiago Liberal, Jon Ander Arraibi, Karla Alonso, Amaia Villa, Pablo Müller, Juani Franco Hidalgo, Ritxi Poo, Javier Arnaiz, José Blanco, Manoli López, Coro Benito, Haizea Malabaricia, Eduardo Luis Díaz Expósito "Zuhaitz", Ernesto Noriega y tú, y vosotros, todas, serán las voces esta tarde.

Os esperamos



jueves, 28 de septiembre de 2017

UN POEMA DE DIME LO DE MÓNICA FRANCÉS








En el espacio tiempo en
el que nunca nos hemos
visto antes de ahora hay
un sitio lleno de la imagen
por venir. Pusieron fecha.

Arlés, treinta de junio de
2010, no sé qué cuántos
andamos aquí, en pie,
a cargo de ocupar lugar
exacto en el encuadre.

En el espacio del tiempo
por venir andamos
perdidos como extraños.
No sé si alcanzaremos
a cumplir la misión.

Hay quien comienza a
cerrar los ojos. Míranos
de izquierda a derecha
sediento el gesto y ruido
del cuerpo pensando al

fin y al cabo: más fuerte
que el río, más alto que
el tráfico, más noble
que el mero trino del pie
de foto hueco a tanta voz.


Mónica Francés – Dime lo
Colección Once – Amargord Ediciones


domingo, 24 de septiembre de 2017

ORACIÓN POR LA GRAN FAMILIA UN POEMA DE GARY SNYDER





ORACIÓN POR LA GRAN FAMILIA


Gratitud a la Madre Tierra, que navega noche y día
   y a su sueño; fértil, excepcional y entrañable
                           así sea en nuestras mentes.

Gratitud a las Plantas, la hoja que mira al sol y cambia según la luz
   y a los delicados filamentos de raíces; inmóviles frente al viento
   y la lluvia; su danza está en el grano que brota en espiral
                          así sea en nuestras mentes.

Gratitud al Aire, que sostiene al Vencejo y a la silenciosa
   Lechuza al amanecer. Aliento de nuestro canto
   clara brisa del espíritu
                           así sea en nuestras mentes.

Gratitud a los Seres Salvajes, nuestros hermanos, que nos enseñan secretos,
   libertades y caminos; que comparten con nosotros su leche;
   completos en sí mismos, valientes y conscientes
                          así sea en nuestras mentes.

Gratitud al Agua: nubes, lagos, ríos, glaciares;
   sujeta o libera; que hacen fluir por
   nuestros cuerpos mares salados
                          así sea en nuestras mentes.

Gratitud al Sol: palpitante luz cegadora que atraviesa
   troncos de árboles y nieblas, calienta cuevas
   donde duermen osos y serpientes el que nos despierta
                          así sea en nuestras mentes.

Gratitud al Gran Cielo
   que sostiene miles de millones de estrellas y aun va más allá
   más allá de todos los poderes y pensamientos
   y que sin embargo está dentro de nosotros
     Abuelo espacio.
    La Mente es su Esposa.

           así sea

(según una plegaria Mohawk)



Gary Snyder – La isla de la tortuga

Traducción José Luis Regojo

Kriller71ediciones





jueves, 21 de septiembre de 2017

TERAPIA UN POEMA DE EMMA CABAL DE LA MUJER QUE TENGO MÁS A MANO





TERAPIA

I

Nos conocemos desde hace tiempo.

Hubo una época en que venía a verme
todas las tardes
y yo la odiaba.
Quería siempre llevarme
al hospital. A veces, yo le hacía caso
y la acompañaba.

Poco a poco fue espaciando
sus visitas.
.
Pero casi fue peor,
porque se presentaba entonces
de forma inesperada
e inoportuna
Y me pillaba con la guardia baja.
Y me vencía.
Siempre.
Hacía de mí lo que quería.
De pronto un día se fue. Sin más.
No apareció durante casi una década.
Jamás la eché de menos.
También es verdad que sabía
que no se había ido para siempre.

Ahora viene alguna vez,
como esas amigas del colegio
con las que quedas a comer un día al año.


Me la encontré el ocho de marzo
en la estación del tren.
Me saludó y yo hice
como que no la veía
y seguí leyendo mi libro.
Llamé por teléfono a mi amor,
y le dije:
está aquí, conmigo,
pero no quiero hacerle caso;
háblame de algo”,
mientras ella me pellizcaba
y me daba golpecitos en la nuca.
Subí al tren y ella me empujó fuera
en la siguiente estación.
Pero no quise acompañarla,
esta vez no;

fui a habar un rato con mi madre,
tomé una tila,
y luego a trabajar.

Ella se esfumó.

Estaba claro que iba a vengarse.
Estaba claro que tenía que atacarme
desnuda y de noche,
porque sabe que, si la veo venir,
soy capaz de espantarla.

Así que me despertó de golpe
a las tres de la mañana,
me sacó de la cama,
me hizo llorar y gritar,
vestirme y desvestirme,
caminar y sentarme...

Tres cuartos de hora tardaron dos orfidales
en dominarla.

Y ahora tengo miedo. Tengo miedo. Tengo miedo.
Tengo miedo. Tengo miedo. Tengo miedo.

Y eso que nos conocemos desde hace tiempo,
la locura y yo.

II

No es locura, es la vida
que muerde,
pero ya no puede conmigo,

me cogerá una hora
y podrá dejarme
hecha una mierda
dos días,
pero ya es mía
la muy puta,

la metí en versos y no le doy
la espalda.

No es más fuerte que yo.



Emma Cabal – La mujer que tengo más a mano






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...