domingo, 13 de enero de 2019

TRES POEMAS DE ISABEL MARTÍN DE 90.3 VACIANTE




¿tú de quién ereh?






¿Yo?
De la Damiana, la de Mariquita Simón López
y del tío Diego de la tía Damiana.



En las noches de luna y clavel
de Ayamonte hasta Villa Real
sin rumbo por el río...”(1)
La hermana de María.

La sobrina de Simón, Felipe y Ana.

La de la Tata Beatriz y el tito Andrés el Bolero.
La prima del “Chapa”, el Juan y el Miguelito (de la Tata).

Soy la de:
¿cuándo va’ a vení’ pa’ hacerte las papas con pintarroja (2)?

Agüela, pa’ mí no eshe cohto (3)
que estoy más liá que un palangre (4) aquí
y no sé cuándo voy a poder tirar pa´ Poniente (5),
aunque te digo una cosa,
hay gaviota’ en tierra6, barrunta vendavá’(7),
así que de aquí a na’ estoy en La Punta.

Amá, ve aviando unas peluitas (8).
Y en las playas de Isla
se perdieron las dos,
donde rompen las olas...”


1. ”María la Portuguesa” Carlos Cano, 1990.
2. Pintarroja: tipo de tiburón.
3. Para mi no eches costo. Costo : avituallamiento que se lleva en el barco para la comida de los marineros.
4. Palangre: tipo de aparejo utilizado para la pesca artesanal consistente en una línea única, principal ramificada con líneas de anzuelos conectadas a ella.
5. Poniente: la Punta del Moral se encuentra en la Isla Canela, en la frontera con Portugal. A no ser que estés en el lado portugués del Guadiana, tú siempre te encuentras al levante de la Punta, por tanto, si quieres ir hacia allí, tu dirección siempre será Poniente. “Tirar pa´ poniente” significa ir hacia la Punta desde cualquier punto que estés (a este lado del río).
6. Hay gaviotas en tierra: indicador de que hay o habrá mal tiempo.
7. Barrunta vendaval: tener la sensación de que va a ocurrir una cosa, en este caso “parece que va a hacer mal tiempo, que puede haber viento muy fuerte”.
8. Amá ve aviando unas peluitas: Mamá, ve preparando mi pescado favorito. Peluitas, también se conocen como pelujilla, peludilla, tapa… Se parecen a las acedías o a un lenguado pequeño.
Nota tercera edición: la frase “Amá ve aviando unas peluitas” es imperativa. Da por supuesto que la madre tiene que efectuar esos cuidados porque es lo que el rol de género atribuye como un deber intrínseco a su condición como mujer. No hay atisbo de reconocimiento ni gratitud de quien la pronuncia sobre todo lo que ha de pasar para poder comer ese pescado: comprarlo o recogerlo de “anca” la Tata, limpiarlo, ponerle la harina, preparar la sartén, freírlo, poner la mesa, servirlo, recoger, limpiar todos los cacharros y la cocina.
Una frase que incorpore que otro mundo mejor es posible podría ser: “Amá, voy aviando unas peluitas, ¿tú quiereh? Po´ toma un vinito y sientaté que ya estoy terminando de freírlas”. Y te sientas con tu madre a comerte el pescaito, cuidao`las espinas están a los lados y son mu´ chicas









Ellos machan


En nuestra sociedad los hombres han sido los autores reales
o potenciales de la guerra. Desde que los hombres nacen, se
les forma y moldea para que sean capaces de ejercer poder
político, de identificar sus intereses con la nación-estado y de
destruir la vida. Los hombres han estado en una posición que
les ha permitido prepararse para la guerra,
declarar la guerra y hacer la guerra.(12)


Fernando Hernández Holgado



Los machos machan a sus anchas a lo largo del mundo.
Los machos van machando hacia sus guerras,
las guerras
que han hecho sus machadas.



Los machos machan y a su paso
la desigualdad continúa más grande cada vez.



Los machos machan a sus anchas



y nosotras,
seguimos haciendo en las sombras
que el mundo
no se muera.






12. Miseria del militarismo: una critica del discurso de la guerra. Cap V: Mujeres y guerras. Militarismo y patriarcado. Fernando Hernández Holgado



Check out


[...] el 25,96% del total de casas (Feria-San Luis) ya son de uso turístico.
Los datos confirman que la zona «está saturada», así como el temor
vecinal de que «cada vez hay menos viviendas y más caras», con una
subida del veinte por ciento en el precio
del alquiler en el último año.


El correo de Andalucía. Sevilla/ 16 abril 2018

Nuestras abuelas ayer,
luchando para “darles estudios”:
fregaron sus suelos,
cocinaron sus guisos,
blanquearon
sus paredes,
lavaron a mano sus ropas…



Nosotras hoy,
con dos carreras y un máster:
fregamos sus suelos,
limpiamos sus sábanas,
barremos sus pelusas,
chequeamos su entrada al apartamento,
check in a partir de las cinco,
check out antes de las doce,
las llaves en el buzón…



Pues algo sí hemos cambiado.






Isabel Martín
90.3 de vaciante
Editorial Crecida





miércoles, 2 de enero de 2019

QUO VADITIS UN POEMA DE MARGARET SACKVILLE




QUO VADITIS?


«¿A dónde vais,
pálida fila de hombres rotos?»
¿Cómo saberlo?
A morir. Si pudiéramos morir dos veces, moriríamos de nuevo.

«¿Por qué?» La llamada
de una voz extraña. ¿era de muerte o de nacimiento?
Vinieron a nosotros,
a todos nosotros, los hombres de toda la tierra.

«¿Y con qué fin?»
No preguntamos, pero vemos
la misma luz que se enciende en nuestro amigo
brillar en el rostro de nuestro adversario.

«¡La misma luz, la misma maldición!
¿Y con qué propósito?» Yacemos
en lo profundo de un mismo útero,
los muertos, los muertos juntos en un solo sueño.


Margaret Sackville

Nada tan amargo
Seis poetas inglesas de la primera guerra mundial

Vera Brittain, Rose Macaulay, May Wedderburn Cannan, Jessie Pope, Margaret Sackville y S. Gertrude Ford

Edición literaria y traducción de Eva Gallud Jurado



martes, 1 de enero de 2019

ASAMBLEA UN POEMA DE MESTRE DE MUSEO DE LA CLASE OBRERA




asamblea


queridos compañeros carpinteros y ebanistas
les traigo el saludo solidario de los metafísicos
también para nosotros la situación se ha hecho insostenible
los afiliados se niegan a seguir pagando cuotas
a partir de este momento la lírica no existe
con el permiso de ustedes la poesía
ha decidido dar por terminadas sus funciones este invierno
no lo tomen a mal
pero aún quisiéramos pedirles una cosa
mis viejos camaradas amigos de los árboles
acuérdense de nosotros cuando canten la internacional



Juan Carlos Mestre
museo de la clase obrera

Calambur editorial



lunes, 31 de diciembre de 2018

BITÁCORA DEL FINAL DE 2018




Sólo desde la cultura es posible una conciencia vigilante.”
Alberto Santamaría



La acción revolucionaria dura varias vidas. ¿A qué distancia está la palabra fundir, y junto a ella la palabra abrazo, nieve, pensamiento, de la palabra confundir?

En la playa han cercado las dunas. Cerca de tus manos ahora hablas de aquella cerca que delimitaba infancia e ingenuidad, separaba la vida de la pobreza, el amor del miedo.

Esa era la distancia que de niño imaginabas recorría el cable submarino que enterraron en la playa y decían llegaba hasta Inglaterra: 784 kilómetros para acercar dos teléfonos.

Siguen los barcos varados fuera de puerto, a la distancia exacta de la usura y la soledad. Aquí las tarifas del puerto de Bilbao.

Feliz feroz 2019


domingo, 30 de diciembre de 2018

UN POEMA DE ESCRITO SONÁMBULO DE VICTOR M. DÍEZ




Se besan las orillas en un parpadeo
y es urente el sol en su cauce.
Una cabeza mesada hundiéndose recita
las caravanas que pasan bajo el agua.
Y las palabras de los ahogados se abocinan
en la pizarra, en el alféizar, en los parterres.
La calle es indígena.



Victor M. Díez
Escrito sonámbulo

Amargord Ediciones


sábado, 29 de diciembre de 2018

EL HILO DE FRANCISCA ALFONSO GONZÁLEZ




El Hilo

Francisca Alfonso González

Juega, vuela, síguelo.
El hilo de la creación.
Enrédate, escucha, conecta.
Sigue el camino de esta sigilosa revolución.
Vuela, juega, síguelo.





viernes, 28 de diciembre de 2018

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS UN POEMA DE JORGE RIECHMANN




Jornada de puertas abiertas


No pasa nada
si el poema decisivo se pierde, la rutilante página
del evangelio del mundo, los versos redentores
que iban por fin a poner todo en su sitio,
enemigos amigos cielo infierno. No pasa nada.

No pasa nada porque la verdad esté mezclada
con su poco de error. Ni porque éste tampoco sea puro
total definitivo. Porque tengan los besos más dulces
algo de gusto a sangre.

No pasa nada si te atrapa el atasco,
si el chaparrón te obliga a refugiarte,
si la cola en la tienda nunca mengua,
si el aeropuerto se torna albergue improvisado.
Despliega la escalera mental para salir del pozo imaginario
y asciende por ella sin prisa: ves que no pasa nada.

Nada pasa si pierdes
el tren que te llevaba a la cita decisiva
de la que dependía la beatitud del corazón
e incomparables éxtasis genitales, esa chica tan guapa o el progreso
del que te hablan envarados sacamuelas
con alfiler de corbata y estadísticas. No pasa nada,
de veras, sal a la calle, entra en el bar, pide un café caliente,
límpiate con la mano el interior de los ojos,
disuélvete en el mundo como terrón de azúcar.

Si entre el momento de la sed y el vaso de agua
pasa un rato, no pasa nada. Hay muy pocas cosas
que de verdad pesen tanto. Hasta la muerte
pero no estoy hablando aquí del asesino
sólo consigue matar a quienes ya estaban
pasablemente muertos.
Lo que consideras arponazos letales
son imperceptibles rasguños de alfiler
para la vida común, cetáceo gentil.

Mira esa mancha en el muro
donde el idiota sólo ve una mancha:
es una de las puertas del mundo, y está abierta.


Jorge Riechmann

poema incluido en 

Vicente Luis Mora (ed.)
La cuarta persona del plural
Antología de poesía española contemporánea (1978 - 2015)
Vaso Roto Ediciones