miércoles, 22 de febrero de 2017

PRESENTACIÓN DE NO ARDO, ME OXIDO, DE CARMEN DEL RÍO BRAVO EN BILBAO




Nos dice Inma Luna:

No ardo, me oxido es un poemario sin domesticar, es el deseo brutal de que la poesía se asome a las zonas menos expuestas a la luz para que también se muestren, para que se sepa que forman parte de lo humano, quizá la parte más viva. Carmen explica el frío, sin miedo, el dolor es ofrenda de aprendizaje.

No ardo, me oxido... Carmen del Río Bravo - Baile del Sol Ediciones

domingo, 19 de febrero de 2017

IDENTIDAD, NUNCA SE CAE DEMASIADO BAJO, FRESAS, TRES POEMAS DE CARMEN DEL RÍO BRAVO





IDENTIDAD

A veces pienso como hubiera sido

Si mi Burgos infancia no fuera Gamonal, carretera Vitoria, Tesorera.
Si mi Madrid infancia no fuera La Elipa, Marqués de Corbera, San Blas, San Fernando.
Si mi Valladolid infancia no fuera Girón, la Rondilla.
Si mis patios de juego no hubieran sido descampados.
Si mis padres, mis tíos, mis abuelos
no me hubieran llevado,
no hubieran tenido que llevarme
al Espolón, a la Isla, a la Fuente'l Berro, al Retiro, al Campo Grande, al Poniente, a las Moreras.

A veces pienso
quien hubiera sido
si mi infancia hubiera tenido
más parques y menos descampados.



NUNCA SE CAE DEMASIADO BAJO,
nunca se llega al fondo.
Si sigues viviendo
siempre hay un punto más allá.
Un puto más abajo.
Y al final
tampoco importa tanto.

Caer es otro modo elaborado
de reconocerte viva.



FRESAS
(Yo, según me encuentro)

Saltando rayas en el suelo.
Estirándome al sol de mediodía
las diez hora solar.
Paseando como si no doliera.
Pensando: Bien. Salvo el catarro
y la espalda
y la reforma del Código Penal
y la última provocación del ministro del ramo
de cualquier ramo
y...

Pensando: Bien.
La sonrisa abriendo brechas.

En la frutería había fresas a tres euros
y al abrir la bolsa para olerlas
todo estuvo claro.

En un momento.

Asequible y sensorial.
Así como me encuentro
Volvió el tacto a tu espalda.
Contenta y con ganas de jugar.


Carmen del Río Bravo - No ardo, me oxido

Baile del Sol Ediciones
 




viernes, 17 de febrero de 2017

LAS PREGUNTAS UN POEMA DE JULIÁN BORAO




LAS PREGUNTAS

Emerge un llanto incierto del fondo de tus ojos,
te planteas cuestiones sin que nadie responda
y en la espiral del tiempo que te envuelve
llega el amanecer.

Tal vez es eso mismo vivir y revivir:
aferrarse al profundo sufrimiento de las horas oscuras,
soportar una llama que queme tu dolor
y reencontrar de nuevo la esperanza,
después de comprobar que no hay necesidad
de otras respuestas para sobrevivir.

Julián Borao – Días pares e impares

La Única Puerta a la Izquierda



domingo, 12 de febrero de 2017

Y ODIABA A MI PADRE, UN POEMA DE MIRIAM REYES





y odiaba a mi padre
la familia un montón de extraños unidos apenas por un amor
hacia fuera

y odiaba a mi padre
para que mi niño nunca pusiera los pies en la tierra
mirando la caja cerrada entre las flores

Miriam Reyes – Prensado en frío

Malasangre


jueves, 9 de febrero de 2017

TENGO DOS BOCAS UN POEMA DE RAQUEL MORENO ROBLES







Tengo dos bocas
y seis labios
afilando lenguas

Mis escisiones campan
atadas en corto
ya me devorarán

Hablo por todas mis bocas
donde dije digo
digo daga


Raquel Moreno Robles – Construcciones posibles ésta

Ruleta Rusa ediciones



martes, 7 de febrero de 2017

PALACIO DE HIELO UN TEXTO DE LUIS BUÑUEL




Palacio de Hielo

Los charcos formaban un dominó decapitado de edificios de los que uno es el torreón que me contaron en la infancia de una sola ventana tan alta como los ojos de madre cuando se inclinan sobre la cuna.
Cerca de la puerta pende un ahorcado que se balancea sobre el abismo cercado de eternidad, aullando de espacio. Soy yo. Es mi esqueleto del que ya no quedan sino los ojos. Tan pronto me sonríen, tan pronto me bizquean, tan pronto SE ME VAN A COMER UNA MIGA DE PAN EN EL INTERIOR DEL CEREBRO. La ventana se abre y aparece una dama que se da polisoir en las uñas. Cuando las considera suficientemente afiladas me saca los ojos y los arroja a la calle. Quedan mis órbitas solas sin mirada, sin deseos, sin mar, sin polluelos, sin nada;
Una enfermera viene a sentarse a mi lado en la mesa del café. Despliega un periódico de 1856 y lee con voz emocinada:
Cuando los soldados de Napoleón entraron en Zaragoza en la VIL ZARAGOZA, no encontraron más que viento por las desiertas calles. Sólo en un charco croaban los ojos de Luis Buñuel. Los soldados de Napoleón los remataron a bayonetazos.”

Luis Buñuel – Un perro andaluz

Ediciones del 4 de agosto



domingo, 5 de febrero de 2017

UNA MAÑANA UN POEMA DE EDUARDO REZZANO





Una mañana

I

Sostener el mate
como si fuera
una pipa

y caminar abstraídos
por la habitación
hasta poblarla de
nosotros

II

Un perro ladraba
dormido
movía las patas
se reía

III

Dejé mi cuerpo
amontonado al lado
del piano

contra la pared

y avancé en dirección
a la puerta

Nadie llamaba pero
los escombros del patio
querían entrar

porque afuera llovía
y la mañana perdía
su claridad
se disolvía lentamente
en un rumor sin
pájaros


Eduardo Rezzano – alcohol para despuésde quemar

Kriller71ediciones



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...