lunes, 18 de septiembre de 2017

CUENTO UN POEMA DE DANIEL AGUIRRE OTEIZA




Cuento

«mis pasos
agrandaron la huella de los lobos»
Arnaldo Calveyra

Se extravió en humedal de anónima manada,
especie que lamía sin testigos
amanecer o sangre
circular. Entre la risa
distinguía el trago helado,
intemperie llamó al chico la nodriza.
Y si es atajo
todo el bosque, quién correrá
del escondite al árbol.

Se extravió veloz, canto en quebrada.
Qué esfuerzo de la curva
por ir jugando, por ir
sorteando rastro aún. Si tan sólo llegaba
el chico al sesgo,
ceguera de su padre desvelado.
Y si es atajo
todo el bosque, quién correrá
del escondite al árbol.

Como quien corre nuevo
monte, se extravió: y aquella brisa
de lobo a la escucha. Tanta sombra
devoraba su roca
que cumplió cómplices atardecer y tarde.
Y si es atajo
todo el bosque, quién correrá
del escondite al árbol.


Daniel Aguirre Oteiza

Amargord Ediciones



domingo, 17 de septiembre de 2017

UN POEMA DE CAÍDAS DE TERESA SOTO






¿Observaste, dime, el peso de la rama
cargada de frutos?,
¿la ubre repleta de alimento?
¿No es palpable, un dolor,
el crujir de la madera ya doblada
de esfuerzo, la fatiga del mamífero
con aquello a cuestas?

De esta misma densidad
es hoy la desdicha.

Sin tocarla,
su consistencia es gruesa.
Dolor quieto.



Teresa Soto – Caídas







lunes, 11 de septiembre de 2017

FLOTAS/ 615 RADA EN ZURITA DE RAÚL ZURITA






FLOTAS/ 615

Rada


Y en la horquilla del amanecer como dos piernas que se
van abriendo emergía la rada chilena

En el ceniciento sueño 110973 ciñendo entre ellas al mar
como una espalda y encima la inmensa aurora las playas
los cerros naufragando para arriba

Hundiéndose cielo arriba con los mismos barcos oxidados
con los mismos marines de la Operación Unitas en los
bares negros de metros cascándoselas y niñas abriéndose
en los reservados

Y sus piernas me rodeaban la espalda y yo saliéndome le
dije “mejor volarse o nos sacarán registro” y la chica del
reservado me dijo “¿Qué registro?” y yo: “El del sueño
110973” y ella: “El sueño 110973 no tiene registro” y al
fondo Valparaíso ascendía mostrando el cielo y el cielo
las marcas rojas sobre las espaldas de un mar de muertos
espumeando entre las ensangrentadas piernas de la bahía



Raúl Zurita – Zurita

Editorial Delirio



domingo, 10 de septiembre de 2017

DOS POEMAS DE AMOR DE PABLO MÜLLER







A Conchi

Te escribo porque estoy en deuda, porque te celebro, amor,
escribo como te respiro a la mañana y hacernos
compasión en las palabras, despacio los días
al pronunciarlas: la risa, la deuda, la playa,
te escribo para salvarnos en la vida, para hacernos
de los trozos de la alegría,
hacer grande lo pequeño, tener por mucho lo poco.

Te escribo para resistir el miedo, proteger al niño,
librarlos del ruido a las preguntas,
abrir las ventanas a todas las lunas nuevas
hornear el alimento, fundir la escarcha,
porque el amor, mi amor, nos salva del miedo
a tener miedo, de estarnos tristes antes
de que llegue la tristeza,

te escribo amor porque estoy en deuda
porque te celebro,
amor


Enero de 2017



A Conchi

Algunas palabras son breves
como las flores del lilo,
algunas, aún impresas en tinta
se ahogan en la oscuridad de los libros cerrados
mencionan jardín y huerto, manoverde,
se muestran en el reflejo del agua de los volcanes,
viajan en el bolso al pie en los automóviles.

Algunas palabras hay que colocarlas
en la línea tenue del verano
junto a los barcos lentos,
esta, amor,
se pone en el mar
que abraza, amor.


Septiembre de 2017







lunes, 4 de septiembre de 2017

CRÓNICA DE DESCUIDOS UN POEMA DE SUBWAY DE TIRSO PRISCILO VALLECILLOS GARCÍA





            45. Crónica de descuidos

Para Alejandro


Me pregunto por qué eres parte
de los versos amargos,
por qué las palabras son piedras
que distorsionan tu reflejo...

Es cierto que detrás de cada una de nuestras luchas
estás tú,
y que mis versos no son sino la crónica
de los descuidos que nos tenemos.

Ningún enemigo fue tan bravo
ni resistió tanto.
Ninguno mereció estos versos
y seguir mereciéndolos
te honra, en esta guerra
que nos enfrenta
amándonos.



Campo de los Exploradores – Línea 2 – Circular

Tirso Priscilo Vallecillos Garcia – Subway




domingo, 3 de septiembre de 2017

ALARIDO UN POEMA DE SARA TORRES DE CONJUROS Y CANTOS








ALARIDO persigue los objetos corre corre en sus yemas 
se deshojan como pétalos como alas de mosquitos en un 
barco hecho con cáscara de nuez

Alarido solloza secretamente por un amor que se acabó
 el amor y luego volvió ángel de la guarda fantasma de
 la guarda

espinita arenal en la garganta lacrimales inflamados
 me arranco este ovillo y te lo doy para que comas para
 que escupas

no cree lo que está atravesando lo llama fantasía lo 
llama objeto perdido que posibilita el deseo

Para ellas Alarido pide un paisaje donde empezar sin 
mordedura
Sabe no no Ah
Alarido



Sara Torres

conjuros y cantos
kriller71 ediciones







lunes, 28 de agosto de 2017

CANTIGA 8 CONDENSACIONES Y VISIÓN DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA DEL CÁNTICO CÓSMICO DE ERNESTO CARDENAL





Cantiga 8
CONDENSACIONES Y VISIÓN DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA



Allá arriba llaman las estrellas
invitándonos a despenar, a evolucionar
salir al cosmos.
Ellas engendradas por la presión y el calor.
Como alegres bulevares iluminados
o poblaciones vistas de noche desde un avión.
El amor: que encendió las estrellas...
El universo está hecho de unión.
El universo es condensación.
Condensación es unión, y es calor. (Amor.)
El universo es amor.
Un electrón nunca quiere estar solo.
Condensación, unión, eso son las estrellas.
La Ley de la Gravedad
che muove il sole e l'altre stelle
es una atracción entre los cuerpos, y la atracción
se acelera cuando se acercan los cuerpos.
La fuerza de atracción de la materia caótica.
Cada molécula
atrae a toda otra molécula del universo
La línea más recta es curva.
Sólo el amor es revolucionario.
El odio es siempre reaccionario.
El calor es un movimiento (agitación) de las moléculas
como el amor es movimiento (y como el amor es calor).
Un electrón busca pertenecer a un grupo completo o subgrupo.
Toda la materia es atracción.
Los electrones del átomo giran en órbitas elípticas
como giran en órbitas elípticas los planetas
(y el amor es en órbitas elípticas).
Cada una de las moléculas de la tierra, atrae
a la luna, al sol ya las estrellas.
Ha llovido en la noche y los sapos están cantando
bajo la luna, cantando para las hembras, llamándolas
a la cópula.
Y los átomos, se juntan los átomos amantes
hasta que tantos átomos se han unido
que empiezan a brillar y es una estrella.
(¿Qué sucede en la unión sexual? ¿Y cómo produce
nueva vida?) Y de ellas vino la danza.
Entre estalactitas y estalagmitas (última galería)
un bisonte modelado en barro de la misma cueva
saltando una hembra modelada con el mismo barro
y en el suelo huellas, plantas y talones en el barro
de adolescentes de la era glacial que danzaron
y danzaron delante de los dos bisontes.
La danza aprendida de las estrellas.

Domingo en la noche, y en Wall Street un viento sucio
avienta periódicos en la acera vacía. Wall St. con estrellas
fantasmal y vacío. Oscuras las ventanas de los bancos
aunque no todas. Algunas filas iluminadas
en las moles negras. Pueden identificarse:
los departamentos extranjeros de los grandes bancos.
Las puertas de hierro cerradas con candados y barras.
Pero por entradas traseras ha entrado una gente
a los departamentos extranjeros. Las luces reuniones secretas
decisiones que ignoramos (y asciende como las acciones
el humo de sus habanos) pero nos afectan a todos.
Un motín en la Malasia por la devaluación, buses quemados
y la sangre corre en las calles como el agua de un hidrante.
A la hora en que brillan las estrellas sobre Wall Street
y la hora en que en Londres abren los bancos.

La materia atrae a la materia
y a medida que aumenta la condensación aumenta
su poder de atracción. En igualdad de condiciones
una condensación de dos millones de millas de diámetro
ejerce ocho veces la atracción que una de un millón. Así
mientras es mayor la condensación mayor su posibilidad
de crecer más reuniendo menores condensaciones.
Supongamos ahora que una masa enorme de gas uniforme
se extiende en el espacio por millones y millones de millas
en todas direcciones: cualquier pequeña alteración
de su uniformidad puede desencadenar condensaciones y
condensaciones, de cualquier dimensión imaginable.

Pasará el Capitalismo. Ya no veréis la Bolsa de Valores.
Tan seguro como la primavera sigue al invierno...
Mi visión de San José de Costa Rica.
Y si "el último enemigo destruido será la muerte"
antes será destruido el egoísmo.
Tan diferente del actual como él lo es del Sinántropo.
La competencia impide la cooperación.
Hay separación entre hombre y hombre.
Una humanidad rota.
El primer pez
murió asfixiado. El primer pez que saltó a tierra
fue como el Che.
Pero otros siguieron después.

Cualquiera pensaría que un pequeño disturbio
que sólo afecta una pequeña masa de gas
produciría una condensación de pequeñas proporciones.
Pero la gravitación del más pequeño cuerpo
repercute en todo el universo. La luna
crea mareas en la tierra y en las estrellas más distantes.
Cuando el bebé tira al suelo su juguete,
perturba la moción de todas las estrellas del universo.
Mientras exista gravitación, ninguna
perturbación puede quedar confinada
a un área menor que el espacio entero.

"La tentativa de asalto al cielo" dijo Lenin
nada menos Lenin (la Comuna de París).
Comunal y personal, sin clases y sin estado.
Un hombre nuevo con nuevos cromosomas.
Fácil producir y distribuir lo que necesitamos
en este cuerpo celeste
(la economía no es complicada).

Mientras más violenta es la perturbación
más intensas serán las condensaciones
pero aun la más insignificante desarrolla
condensaciones aunque sean de intensidad debilísima
y ya vimos que el destino de una condensación
no está determinado por su intensidad sino por su masa.
Por muy débil que haya sido su intensidad original
las grandes condensaciones se van haciendo más grandes
y más grandes, y las pequeñas desaparecen absorbidas
por las más grandes, y al final no queda sino una colección
de enormes condensaciones. Así son los fenómenos que llamamos
socializaciones, y así es
la Revolución.

El universo es homogéneo. Los fragmentos de estrellas
en el Museo Geológico de South Kensington
demuestran que ellas son de la misma carne de nosotros.
(También nosotros somos astro.)
Carne celeste” dijo Rubén.
También somos hijos del sol
(el calor de nuestra sangre es calor solar).
¡Engendrados por las estrellas!
"Negra, estoy contento en la montaña
porque estoy en el frente de batalla de mi pueblo."
Y la batalla lleva ya veinte mil millones de años.
Mas: 'la revolución no acaba en este mundo'
si no vencemos a la muerte
triunfa definitivamente el statu quo
la muerte es statu quo.

Y mi Visión en San José de Costa Rica, contaré
mi Visión en un taxi de noche
acabando de llegar en avión a un Congreso de Escritores.
Mi Visión fue: unos anuncios de neón, farmacias, autos
muchachos en motos, gasolineras, bares, gente en las aceras
grupo de niñas con uniforme, trabajadores agrupados
y vi todo organizado por el amor.
El color de un sweater me hablaba de amor
el amor movía los carros, encendía esas luces todas.
Las modas de las muchachas, qué eran sino amor
los niños de los barrios, reunidos por el amor
y plantados por el amor árboles de flor roja
un muchacho mechudo —mechudo por el amor
un anuncio: IMPERIAL. Quién sabe qué es pero será
cosa para compartir, obsequiar.
Una caseta telefónica y alguien llamando ¿a quién? ¿a quiénes?
Madre e hijo por la calle y he ahí otro amor
una pareja va abrazada, otro amor
una mujer encinta como gritando amor.
Mi taxi pasa. Dos en una acera: uno contando un cuento
(serán amigos).
Animal muy bello es el hombre me digo.
Pollos Fritos, Pastelería... también amor.
Uno muy aprisa —llegando tarde. ¿Adónde? A una cita
o una fiesta, una casa donde él ama.
Otro llevando pan. Para él con otros. Comunión.
Restaurantes brillantes: también son para una unión
cerveza PILSEN: también anuncia asociación, reunión
Coca-Cola
(una mierda) pero el letrero deletrea esta noche:
C o m u n i ó n.

Bella especie dije cómo la amo
todos nacidos de cópulas
nacidos para el amor
(en un barrio, una casa con fiestecita. Y qué emoción).
Y vi que era bello morir por los otros.
Esa fue mi Visión esa noche en San José de Costa Rica
la creación entera aun en los anuncios comerciales gemía con dolor
por la explotación del hombre por el hombre. La creación entera
pedía, pedía a gritos
la Revolución.



Ernesto Cardenal — Cántico cósmico

Editorial Trotta






martes, 22 de agosto de 2017

UN POEMA DE REQUIEM DE LEDO IVO






I

AQUÍ estoy, aguardando el silencio.

Ante el astillero podrido
vislumbro apelas la astilla
que sobrevivió a las iluminaciones.
Como todas las sobras, trae la marca
de las cosas escondidas para siempre
o de los seres sepultados en lo alto de las dunas;
como las letras grabadas a fuego
en el anca de un caballo robado por un gitano, o una marca de nacimiento
en la cadera bien amada.

Ahora la noche desciende para siempre.
Mi mirada fatigada sigue la canoa
que se aleja por los manglares.
Una luz en la restinga. Un cangrejo en el lodo.
Y la vida se evapora como las almas
en el cielo que ningún dios ampara.
Todos los paisajes que vi se volvieron polvo
en postales descoloridas. Y la uña sucia, orlada de negro,
ocupa el espacio de la mano antigua. Las puertas sucesivas
de las dársenas que almacenaban ristras de cebollas y sacos de azúcar
se encogen en la oscuridad, reducidas a una única puerta
refractaria al fogonazo de la aurora.

En la Barra de São Miguel, ante el mar,
sólo ahora aprendo
que el día más largo del hombre
dura menos que un relámpago.

El tiempo no volverá a ser celebrado
entre las constelaciones.
El cielo y la tierra desaparecerán
en la ceniza desengañada
de las mañanas robadas por la muerte.
Todo cuanto amé ya se disuelve
La nube escarlata se posa suavemente
entre las casas de tapial y el mar rasgado por las olas.

Llegó la hora de decir adiós al agua negra
que se eriza en la tiniebla de la laguna
y al viento planetario que seca el pescado
colgado en los maderos de las chozas
y el mar caeté que se abrió
ante los acantilados de mi patria perdida.

La eternidad pasa como el viento.
Solo el tiempo es eterno. Siempre estuve aquí
en medio de mi pueblo diezmado,
y mis manos prepararon más allá de las dunas
la dorada hoguera antropofágica
del asombroso festín. Una noche de cenizas
sucede ahora al clamor y a la alegría.
El mar borra todos los naufragios
y todo fuego se extingue todo fuego dorado
se alarga y se apaga en el silencio del mundo.

Aquí, en el lugar del agua y tierra de mis nacimientos sucesivos,
mi sombra vaga entre los escombros
de los navíos perdidos o soñados.
Y busco en vano, en las aguas ofendidas,
la castidad del agua intacta y clara
que aflora en el mar cuando la aurora estalla
en el corazón de la noche enmudecida.

!Oh puerta prometida al consuelo de la vida.
Después de tanta inmundicia y de tanto esplendor!
En esta noche final, las hogueras celestes
calcinan toda esperanza y sepultan en la ceniza
los sueños insensatos de las almas terrestres
y el estertor que suprime cualquier paraíso.

En la noche crematoria, la muerte es una hoguera.



Lêdo Ivo – Requiem

Traducción de Martín López-Vega







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...