domingo, 28 de mayo de 2017

DECIR VIVO A QUIÉN UN POEMA DE DANIELLE COLLOBERT





apretado el cuello por la cuerda despertar
temblor despertar
quemado consumido bonzo
revienta cuerpo
fuera de las manos caricias
lejos de los labios bebido
recuerdo del cuerpo
dejando ir presente el instante supervivencia
sin saber sobre qué abrir la energía de lo imaginario respondido
balbuceos apenas a los desgarros
los gritos al borde de las heridas no bastan
hundido negro en el baño de sangre
a trabajar sus venas por palabras
yo palabra abrirse boca abierta decir vivo a quién


decir vivo a quién – antología

danielle collobert







sábado, 27 de mayo de 2017

UN POEMA DE ALGODÓN DE AZÚCAR Y JAZZ DE JANINA SFETCU






Me acosté al lado de tu sombra,
y vi que el espacio vacío que había
entre tu pensamiento y mi mirada,
era inmenso, para un mundo tan pequeño.
Empezaron a volar añicos los versos
rojos y transparentes,
vacíos e irreales.
Según nos movíamos
dependiendo a donde nos dejaban
clavar la existencia,
(en la arena o en el mar)

Borrachos del mañana
se nos olvida vivir el hoy.

Janina Sfetcu

Algodón de azúcar y jazz

edituramega


viernes, 26 de mayo de 2017

HISTORIA, UN POEMA DE FELIPE JUARISTI EN MUGA





HISTORIA

Sócrates y Séneca se suicidaron por fuerza mayor-
Nunca eludieron la muerte ni la vida.
Por vivir murieron y volvieron a otra vida.
Dante jamás volvió a Florencia,
murió lejos del paraíso.
El destierro es un infierno.
A Oscar Wilde lo tuvieron en Reading.
Dicen que fabricaba mariposas de papel.
Una vez nevó y volaron las mariposas,
los dedos se volvieron blancos y ligeros.
A Baudelaire no lo entendieron los críticos.
Creyeron que las flores del mal
eran un regalo de los demonios a sus amantes
encarnadas en gentiles damas de la patria-
Verlaine disparó contra Rimbaud y lo hirió.
Pasó dos años en la cárcel,
desde entonces ni la poesía ni nosotros
solos lo que éramos.
Pushkin murió en un duelo,
pero su obra superó todas las pruebas.
Valle perdió la mano en un duelo también,
quiso quizá sólo ser Cervantes.
Amaba a las damas cristianas, pálidas y calladas.
En la ciudad no le han perdonado a Baroja
que los llamara tenderos.
Jamás habrá un retrato de don Pío
en unos Grandes Almacenes.
Una bomba carlista mató a Bilintx,
pero en las escuelas se omite el dato.
El cura santa Cruz murió en Colombia,
arrepentido de sus acciones, tal vez.
Plácido Múgica encontró bajo un árbol
un trozo de revista que el otro
había dejado, después de usarlo, claro.
A Nerval lo colgaron de una verja,
tuvo menos suerte que Villon.
No supo su culo lo que pesaba su cabeza.
Virginia Wolf, Pizarnyk, Jean Rhys se suicidaron.
Vallejo murió de hambre en París.
Con aguacero y soledad de acero.
Mandlstham murió de nieve.
Babel fue fusilado en un muro de la Lubianka.
Byron se acostó con su hermana.
Celan se tiró desde el puente de Mirabeau,
Viennee la nuit, sonne l´heure.
Althusser arrojó a su mujer por la ventana,
y cayó el muro de Berlín.
Poulantzas un buen día cogió sus libros
y se deslizó debajo de un camión.
La filosofía salió viva del intento,
pero gravemente lesionada.
La muerte de la carne no coincide
con la muerte de las palabras.

Inédito – Felipe Juaristi

Muga





lunes, 22 de mayo de 2017

DOS POEMAS DE YO NO SOY UNA MUJER DE EDITH SÖDERGRAN






Las estrellas

Cuando llega la noche
estoy en la escalera y escucho,
las estrellas vuelan como enjambres en el jardín
y yo, de pie en la oscuridad.
¡Escucha, una estrella ha caído con un sonido metálico!
No camines sobre la hierba descalza;
mi jardín está pleno de esquirlas.


Gato de la suerte

Tengo un gato de la suerte en mi seno,
ronroneante teje un hilo de felicidad.
Gato de la suerte, gato de la suerte,
concédeme tres cosas:
consígueme un anillo dorado,
como prueba de mi felicidad;
consígueme un espejo,
como prueba de mi belleza;
consígueme un abanico,
que aviente mis pensamientos molestos.
¡Gato de la suerte, gato de la suerte
ronronea un poco más sobre mi futuro!


Yo no soy una mujer – Edith Södergran

Traducción de Albert Herranz




domingo, 21 de mayo de 2017

AUDACIA UN POEMA DE ORION DE INAXIO GOLDARACENA




Audacia

En plazas y labios. En las avenidas
de la información. En los versos de los poetas.
En el color de los payasos. En la dignidad
de los comunes. En las víctimas del dinero.
En las trincheras del NO.

Frente al fanatismo del capital. Frente
a la inmortalidad del capital. Frente a la fuerza
de la costumbre y del que dirán. Frente al uniforme
del olvido y a los abanderados de la razón. Frente
a la venta por fascículos del miedo.

Por encima de dioses y de hombres-

De hombres y de dioses.



Inaxio Goldaracena - Audacia





domingo, 14 de mayo de 2017

AMONIACO, UN POEMA DE MANOTAZOS AL AIRE DE YOLANDA ORTIZ PADILLA





AMONIACO

Introducción
Se achica
la distancia
entre lo que amo y el abismo

la posibilidad del dolor se expande
y lo impregna todo
con un intenso olor a amoniaco
que doblega mi garganta

Amoniaco 1: el perro
A lo lejos
la luz de los faros
y el ruido del motor
se filtra entre las ramas
de la alameda que recorres
negro velocísimo imparable
contra el aluminio gris del capó de un coche

saltas mi grito
que intenta anudar el tiempo
hacer largos nuestros días con tu aullido
húmedo con tu hocico tierno que espera
paciente
el rayo que le trae
el sol de la tarde

La caricia preñada de miedo
hace que amar
resulte insoportable

Amoniaco 2: el hombre
Mi costado busca bajo la manta
el calor del tuyo que me adormece
en la noche
bien dispuesta sobre nuestra cama
en el silencio

el silencio me acorrala
y como un calambre
alerta mis oídos para recoger tu vaho
para comprobar
la correcta hinchazón de tu pecho

vigilo tu ruido en la noche
alejo el sueño
para que el ritmo de tu respiración
me sostenga

La caricia preñada de miedo
hace que amar
resulte insoportable

Amoniaco 3: la niña
Tu risa siempre está
en el borde del abismo
y me crecen manos para sujetarla
ojos ojos que vigilan cada hueco
piernas para estar pronta en su caída
y angustia
me crece la angustia junto a tu cuerpo pequeño

se interrumpe el eco de tus pasos
lluvia mansa contra el suelo
tu boca
sin asidero
tu voz diminuta contra el aire

La caricia preñada de miedo
hace que amar
resulte insoportable


Yolanda Ortiz Padilla – Manotazos al aire

Baile del Sol



sábado, 13 de mayo de 2017

DE LA HISTORIA, UN POEMA DE LA RESISTENCIA DE JULIÁN HERBERT




De la historia

Jorge se para frente a un pequeño Buda y dice:
«El Buda más alto del mundo mide 106 pies.
Sus colores son pardo y gris y verde.»

Las historias de siempre. Jorge habla de sus viajes,
Omar de basquetbol, yo de mi infancia.
Es como si la voz se volviera un atajo
hacia el rasguño oscuro: nuestro barrio.
Detrás de las palabras están las zanahorias
que en el huerto del patio no germinaron nunca.
Juan Ermilio golpeando con el puño
y el cuchicheo del odio en ventanas vecinas
cuando mamá regresaba borracha.

Detrás de las palabras vibran otras palabras
como la más precisa intuición de un epitafio:

Hemos vuelto. Somos los de la esquina.
Volamos a Tailandia,
ganamos el partido y leímos a Ovidio,
pero lo hicimos solo para pasar el rato.
Ahora compramos dulces en la tienda de Chago
y más tarde iremos a patear a Juan Ermilio.

Como el rostro de Buda,
las personas que nos acompañaban
se vuelven grises, pardas, verdes.
Y metemos el brazo de la voz en el aire
buscando no sé: algo. Alguna zanahoria.
Un objeto que fue nuestro en el pasado
y que al faltar ahora nos arruina el paisaje.

Julián Herbert – La resistencia

Vaso Roto Poesía



miércoles, 10 de mayo de 2017

PRESENTACIÓN EN BILBAO DE LA PRIMERA VEZ QUE VI UN ANIMAL MUERTO DE RODRIGO GARRIDO




"Dice Gonzalo Rojas en Adiós a Hölderlin que ha volado el esperma del asombro. Que ya nadie tiene la mirada abierta al milagro en nuestro tiempo de posesiones. La poesía de Rodrigo viene a llevarle la contraria, sus versos están fecundados por el esperma del asombro. Y a la vez por el pasmo aterrador de nuestro acabamiento individual. Que estamos aquí de milagro y que sin duda nos iremos. Es Rodrigo un vitalista trágico, y sus versos son una equilibrada aleación de himno y elegía, celebración y condena."

Jacob Iglesias

Louise Michel Liburuak es una librería feminista, crítica y alternativa. Está en Elcano 27 Kalea Bilbao 






lunes, 8 de mayo de 2017

CUATRO POEMAS DE LA PRIMERA VEZ QUE VI UN ANIMAL MUERTO DE RODRIGO GARRIDO PANIAGUA






EXTRAÑAMIENTO

Basta con una imagen desdoblada de uno mismo,

como quien,
incorrupto,
se observa en los escaparates,
como quien en su propia radiografía
presencia,
de la vida,
su mecanismo increíble.

Es en la distancia donde aflora
la perplejidad cándida del hombre.

En este mundo,
comprendo,
me pertenece un espacio.




EL TEMBLOR DE EXISTIR

Es lo excepcional,
la vida,
un paréntesis caprichoso
que nos salva,
brevemente,
del largo anonimato de la ausencia.

Soy incapaz de imaginar el lugar
que uno ocupa antes de nacer,

por eso ahora temo.

Observo a las personas que como yp
poseen un nombre:

la nada
es el principio y el fin
de esta identidad pasajera




ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Como el kamikaze que masculla una oración,
confío en acertar de lleno con la vida.

La felicidad
de la carne
apenas nos roza con sus labios inocentes
y el tiempo es un amante rápido y descorazonador.

No quiero volver a taparme los ojos con las manos.

En otro lugar,
alguien como yo,
acaricia ya
el color dormido de la ceniza.




ANTÍDOTO

De los senos del cielo
brota
una galaxia blanca.

Proclamo la divinidad
de estas noches
en que las estrellas parecen
ojos muy abiertos.

Abrazados
sobre la juventud leve,
el mundo es un regalo sin abrir.

Le he cogido cariño a esta vida:

muerdo tus pechos
para ser inmortal.


Rodrigo Garrido Paniagua - La primera vez que vi un animal muerto - Editorial Difacil



miércoles, 3 de mayo de 2017

EL CUADERNO DE LAS TAREAS EXTRAORDINARIAS




Este cuaderno de las tareas extraordinarias nació como una especie de terapia. Tenía unas premisas: debía estar en la mesilla de la habitación donde durmiera, debía escribir en él nada más despertarme, debía servir para recoger el impulso de los sueños para encarar mejor los días y sus rutinas. Y todo por un malestar laboral.
El cuaderno evolucionó pero mantuvo lo esencial: debía escribirse a mano, a lápiz, tal vez porque la amenaza de poder borrarse daba a lo escrito el riesgo de la fugacidad, pero también el deseo de la importancia. Colocar la fecha y escribir de un tirón sin pausa. Y nunca superar una página por día.
Luego ponía a su lado fotografías que iba haciendo con el teléfono móvil. A veces la imagen que aparece tiene una relación muy estrecha con el texto, en otras esa conexión está más escondida. Opino que siempre la hay. Entiendo que proponen un diálogo entre palabra e imagen.
Lo comencé en diciembre de 2012 y lo terminé cuando se agotaron las páginas del cuaderno comprado en una tienda de muebles de origen sueco, en mayo de 2016.
Me acompañó a algunos de los viajes que hice en ese tiempo, aunque no siempre escribí en esos días. En ocasiones estaba meses sin atenderlo, en otras escribía varios días seguidos.
Es un cuaderno de tarea, una forma de recoger de lo habitual y rutinario lo más hermoso y sustancial, lo extraordinario. Ese sí era el primer impulso de su comienzo.
Para esta edición que se debe al entusiasmo de Jaio la Espía, y su A Fortiori Editorial, he vuelto a reescribir los textos seleccionados. Sólo he corregido errores ortográficos y gramaticales, intentando mantener la efímera escritura del instante y el lápiz. He podido descubrir que incluso cuando lo transcribía con el objeto de que fuera legible debía escribir hasta el final del texto y/o la página porque de otra manera las palabras se desinflaban y dejaban de tener el sentido que las animaba.
Algunos textos pueden leerse como notas de diario, otros como pequeños poemas. Muchos están escritos a mi hijo, otros están escritos sobre mi padre. No tener más reglas que recoger las tareas extraordinarias de los días nos permite ser directos con la importancia, con las ganas de vivir, mejor.




sábado, 22 de abril de 2017

TOPO DE DAVID TRASHUMANTE PRESENTACIÓN EN BILBAO






[…] / / cae el árbol en medio del bosque / /
                                                            Su retumbar
alcanza los     estantes de las             librerías
Libros de        canto                             donde
/ / se escucha inmolarse el sonido / / […]


David Trashumante – Topo

Colección Transatlántica / Portbou





sábado, 15 de abril de 2017

EVOLUTIVA II UN POEMA DE MAITE PÉREZ LARUMBE





Evolutiva II

Entra al milagro.
Colabora. Mima su esqueleto, cuida su tejido,
alaba su suave diligencia
o acoge su desvanecimiento,
ama su síntoma en cualquier caso,
bendice su febrícula.
Felicita su linfa.
Tira del hilo del órgano, celebra la médula, aplaude los cartílagos.
Eres tú diminuta en cada uno de ellos
elaborando consistencia, escala, automatismos, cánones
individualidad.
Memoria, orden y paso.

Maite Pérez Larumbe – Reinos inferiores

Pamiela Argitaletxea




viernes, 14 de abril de 2017

BUENAS PRÁCTICAS EN ABU GHRAIB UN POEMA DE CARMEN CAMACHO






BUENAS PRÁCTICAS EN ABU GHRAIB

No golpees directamente
a la víctima que cae en tu mano:
quebranta el éter que le es propio

Procura hacerlo con la delicadeza
que distingue al nerón
del marine que se mea sobre los muertos

Siembra un pez
abrasa el cielo
envasa el pájaro al vacío
inunda de gas una placenta

cuelga las venas al viento
y que sea el viento
quien las haga sonar

Campo de fuerza – Carmen Camacho
Editorial Delirio



jueves, 13 de abril de 2017

EL ARTE DE LA POESÍA (FRAGMENTO) DE KENNETH KOCH




El arte de la poesía (fragmento)
Escribir constantemente, en cualquier caso, es un sueño poético
Diametralmente opuesto al de la “síntesis máxima”,
Que es el sueño del poeta exigente. Qué tan bueno debe ser un poema
Antes de que decidamos publicarlo o dárselo a leer a los demás
Se puede decidir aplicando las siguientes reglas: pregúntale 1) ¿Es extraordinario?
¿Disfruto cada vez que lo leo?¿Dice algo que yo no sabía
Antes de sentarme a escribirlo? Y 2) ¿Me convierte en alguien mejor,
O más sabio, o ambas cosas? ¿o pueden ambas no ser
separadas? 3) ¿Es realmente mío
O lo he robado de otro sitio? (Esto a veces sucede,
Aunque no con tanta frecuencia) 4) ¿Revela algo sobre mí
Que no querría que nadie supiera? 5) ¿Es suficientemente “moderno”?
(Más sobre esto en breve) 6) ¿Es mi propia “voz”?
Además, está claro, de las preguntas más obvias, como
7) ¿Hay alguna incomodidad no deseada, efectos baratos, intentos infundados de obtener atención
Fanfarroneadas, ñoñerías, pseudo profundidad, trucos pasados de moda,
Fragmentos de sueños mal incorporados, y otras basuras del tipo “bésame, soy poético”?
¿Está libre de esto mi poema? 8) ¿Se mueve fluida y velozmente
De la excitación al sueño para luego llegar desbordando razón
Con pureza y solidez y alegría? 9) ¿Es del tipo de poema
Que yo envidiaría si otro lo escribiera? 10)
¿Estaría feliz de irme al Paraíso con este poema bordado en mi
Chaqueta angelical como ticket de ingreso?¿Lo estaría? Y si puedes responder que Sí a todos estos puntos
Menos al 4, cuya respuesta debería ser No,
Entonces puedes enseñarlo, al menos en aquel momento.
Yo volvería a mirarlo, de todos modos, quizás en un par de horas, y después de una o dos semanas,
y luego después de un mes, momento para el cual ya
probablemente te sentirás seguro.

Kenneth Koch – perros ladrando en la nieve – antología poética

traducción de Sílvia Galup y Aníbal Cristobo

kriller71ediciones




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...