jueves, 19 de julio de 2018

APUNTES PARA NÁUFRAGOS UN POEMA DE LOLA CRESPO RODRÍGUEZ




El miedo no es quedarse”
Árboles huérfanos


Apuntes para náufragos


Tras el despertar súbito y la parálisis del cuerpo, respirar.
Oír el crujido de las maderas que aún cimbrean carca. Oír
el mar, si es que hay mar.

Oír el viento, si es que hay viento.

Oír el corazón propio. Reconocerse en el latido.

Confundir el corazón con la madera que, a su vez, se
confunde con el mar que, a su vez, se parece al viento que,
a su vez, te devuelve el latido.

Tocarse los ojos sin tocarse.

Protegerse de la luz arrojándose al miedo.

Una vez protegido, considerar la fortuna de saberse herido
en medio de la vida.



La muerte sobre un caballo pálido
(apuntes para una tempestad)

Ilustra Ángeles Fernández

Cangrejo Pistolero Ediciones


miércoles, 18 de julio de 2018

UN POEMA DE ÁNGEL CERVIÑO DE EXOGAMIA




LXV.

LA REALIDAD NO ESTA DADA. LA REALIDAD EXIGE QUE SE LA BUSQUE Y LOGRE.


Un pulso desmenuce / acuclillado con probar
cultive indicios / el hueco que me completa
                             la pieza que falta

se vierte de antemano / gradualmente ánade
el Dios luthier sopla a rebato el reclamo
                            (ni tanto ni tan poco)

                            medra al sesgo la palarva25







————————————
25 Anotación manuscrita en el reverso del original mecanografiado: “ser investigador del lenguaje, como el niño del rellano es investigador de lagartijas y grillos, ...como el pequeño roedor que palpita en los rastrojos es investigador de la sombra del milano”. (NOTA DEL EDITOR).


Ángel Cerviño
Exogamia


martes, 17 de julio de 2018

POSTCRIPTUM UN POEMA DE MÓNICA DE LA TORRE




POSTCRIPTUM


Si llegas a leer esto, vas a habitar estas páginas, y también
terminarás atravesándolas.

La declaración previa es un oxímoron: si estás aquí, ya
leíste esto. Has habitado estas páginas, has pasado por ellas.

Cuando sigas adelante, este tú, aquí, quedará vacante
hasta que alguien más le ponga atención a estas páginas.

A estas alturas ya habrás olvidado
aquello que pasó justo antes.

Ésta es mi predicción.

Tu paso por estas páginas ha engrosado el silencio
como un marco para estas declaraciones.

Propongo lo siguiente:

Graba la frase «Yo ya no estoy aquí» en el medio
que tu prefieras un pedazo de papel, cualquier cosa tirada
en la calle, una contestadora, un email.

La frase se convertirá en una profecía autocumplida.

Propongo otra cosa: usa la segunda persona del singular o
del plural para hacer el guión de otro futuro.

El futuro sólo se narra desde el punto de vista del pasado.


Mónica del la Torre
Feliz año nuevo

Edición bilingüe de Cristián Gómez Olivares
Luces de Gálibo: Poesía


lunes, 16 de julio de 2018

DE LAS OTRAS DE AYER NO TE VI EN SARAJEVO DE PILAR SALAMANCA




De las otras

La mirada de horror
la lengua roja
sus palabras de alambre de espino
y una desesperación conocida

que le partió el alma
en aquel espacio formado por pequeños
infinitos lelilíes
en aquella ciudad de muerte
con la que había luchado siempre
insistentemente

dispuestos a perder algunos de sus muchos combates
o bueno, más bien todos, con tal de vivir en paz
hasta ser derrotada,
definitivamente

tener que irse de allí sin decidirlo
con sus bártulos a cuestas
y aquella desesperación tan humillante
después de perder todos los combates y
casi todas las oportunidades.

No, nunca llegó a entender lo más sencillo
y cómo la Realidad es siempre lo que queda fuera
o hasta qué punto le había fallado a pesar
de confiar ridículamente en ella.


Pilar Salamanca
Ayer, no te vi en Sarajevo

Poemas (in) surgentes
La Vorágine


domingo, 15 de julio de 2018

48 UN POEMA DE ALBERTO MUÑOZ




48


La sombra de una telaraña captura
la vejez, enciende la vela del ser.
La tentación dibuja un caracol,
la parálisis, el aislamiento, …
con extraños rompecabezas.
En la mesa del escultor se congela
una emoción de metal, la pistola.
Un trastorno de la nitidez esconde
su tumba bajo la nieve.
De su cabaña sale sólo
al alma desnuda del modelo.


Alberto Muñoz
Pastor a la intemperie

Cantárida poesia



sábado, 14 de julio de 2018

MARTILLO Y CLAVO DE NOELIA MORGANA




Martillo y clavo


Lo confieso:
Tengo un martillo en la punta de la lengua. Apareció un día, así, de repente, junto a todas las hembras que sou.

Ahora dudo que sigas queriendo comerme la boca.

A no ser que tú tengas un clavo, o que mañana te aparezca, así, de repente. Y aún sangrando, me digas: “tenno un cavo en la puta de la legua”.

En ese momento me voy a reír y voy a ponerme tierna. Pero, aún así, aún con todo, aún estando el martillo y el clavo preparados en las puntas de nuestras lenguas... voy a dudar de que sigas queriendo comerme la boca.

Porque, te he dicho lo del martillo, pero no lo del laberinto en el coño. Supongo que me estás entendiendo.

Es tan complicado como ir corriendo a hincarte un clavo en la punta de la lengua cuando te cuente lo de mi martillo.

O tan sencillo como comerme la boca,
así, sin más, sin dejar que me explique,
y me lleve la sorpresa
de tengas dentro
lo que tengas
que tener.

Supongo que me estás entendiendo.


Maleducados




viernes, 13 de julio de 2018

UN POEMA DE LA ZANJA DE NURIA RUIZ DE VIÑASPRE



«Ya no se declara la guerra, se prosigue.
Lo inconcebible se ha hecho cotidiano.»
Ingeborg Bachmann



Gaza Zanja Franja. Aislada Gaza Zanja Franja. Zanja la Franja de Gaza. Zanja la bomba de muerte. Bomba que es veta de hombres, veta la veda de Gaza. Ay, los hombres y los nombres ¡qué ironia de hombres y nombres! Gaza! Gaza! Gaza! palabra gazapo, pues Gaza, tan cerca de gozo es lazo cable cuerda y cabo. ¿Cómo unir el menoscabo? ¿Cómo unir la desunión de Gaza? De Zanjar la Franja de la aislada Gaza. A veces las palabras no son lo que dicen que son y esas veces son mortales.


Nuria Ruiz de Viñaspre
La Zanja

Colección Calabria Poesía
Editorial Denes


miércoles, 11 de julio de 2018

MI NOMBRE ES MERCEDES FERNÁNDEZ VÁZQUEZ UN FRAGMENTO DE TRES POEMAS DRAMÁTICOS DE PABLO FIDALGO LAREO




Mi nombre es Mercedes Fernández Vázquez
Nací en Vega de Gabo en el Barco de Valdeorras en el año 1928 tengo 58 años
En el año 1954 me casé con Manuel Lereo Costas
Mi marido nació en Vigo en 1921 tiene 94 años

Esta es una carta para mis nietas Rahel María Ana y Clara
Para que sepan que la libertad de las mujeres se consiguió con dolor
Para que sepan quién fue su abuela lo que aguantó
Y conozcan la historia de su familia y su país
Una carta para cuando sean jóvenes y en algún momento estén perdidas
Y puedan agarrarse a su historia y volver atrás

Todo lo que sufrí se lo entrego a ellas
A ellas les entrego las cartas de amor que escribí y que me escribieron
Para ellas estoy aquí
He tenido una vida larga y compleja de explicar
Contradictoria pero coherente
Hay un tiempo para los fallos y un tiempo para los aciertos
Pero ahora ya no puedo fallar
Cada palabra es la última
Cada día es el definitivo
Ya no hay defectos ni virtudes
Cada día es un regalo una propina
Y pienso que un hombre solo una mujer
Así tomados de uno en uno
Son como polvo no son nada


Pablo Fidalgo Lareo
Tres poemas dramáticos


martes, 10 de julio de 2018

LA MANO QUE FIRMÓ EL PAPEL UN POEMA DE DYLAN THOMAS




La mano que firmó el papel


La mano que firmó el papel derribó una ciudad;
cinco dedos soberanos el aliento tasaron,
doblaron el globo de muertos y seccionaron un país;
estos cinco reyes la muerte de un rey causaron.

La poderosa mano lleva a un hombre caído,
el yeso agarrota sus articulaciones;
una pluma de ganso puso fin a la muerte
que había puesto fin a las conversaciones.

La mano que firmó el tratado engendró fiebre,
y creció el hambre, y vino la langosta;
grande es la mano que domina al hombre
tan sólo por haber garabateado su nombre.

Los cinco reyes cuentan los muertos más no calman
la herida encostrada ni acarician la frente;
una mano gobierna la piedad como otra el cielo;
lágrimas por derramar, ninguna mano tiene.


Dylan Thomas
Poemas 1934 – 1952

Traducción de Esteban Pujals
Visor


lunes, 9 de julio de 2018

UN POEMA DE POESÍA REUNIDA DE CHUS PATO





Louise Labbé es un verso
Louise Labbé es una biblioteca
la biblioteca está abismada
Louise Labbé es un puerto, el puerto está abismado
Louise es un retrato con hechura oval

poetisa sol, poetisa buzo

la biblioteca no tiene libros, está microfilmada
la catedral navega
tiene periscopio
ciborio

la princesa no tiene ningún corcel
la princesita tiene un buey
no se quiere casar
no quiere ser esposa del anciano rey de los hunos
no quiere ser esposa del viejo rey de los ávaros

«mi pueblo es más antiguo que todos los pueblos de la tierra»
dijo él
prefigurándole la muerte

¿Qué es una ciudad, qué es una calle, qué es un siglo?
Lo sé, lo sé, le contestó la princesita

dijo él: «negro, más negro que la negrura de la noche»
dijo él, el forastero
el sol tiene lepra
el sol oculta el rostro
el sol es un jinete Sármata
el sol es uno de los 50 contra Ponthus, el caballero de Kalaikia,
las redes son púrpura, escarlata, el sol es un Imán
el sol es un compañero enmascarado.
Imposible que yo conciba el mar como un techo
el laurel arde, crepita en el solsticio
ebria, la eternidad de mi carne
azulina

ella tenía un laúd, ella doblaba un arpa

fluyen dulcemente las aguas
se enguirnalda la tierra con flores de color sin par
se divierten las ninfas
graciosa es la traza de sus pies en la hierba

ella dice que el sol viaja a todas horas desde el Cáucaso hasta las Hespérides
que guerrean los partos
que aborrece torneos, juegos y máscaras

ella recita en francés los versos de Cátulo
afirma que los cielos están en armonía
que alabó la perfección de sus trenzas

habla de los negros escuadrones etíopes
enarbola la lanza, empuña el asta, esporea y riza su cabello
se compara a Bradamante o la Marfisa, hermano de Roger, la egregia

«Ven cuando menos un día, vestido de luto,
y acércate a mi tumba...»

en Keer Is, en A Limia, en Samatrocia
odio la tranquilidad
detesto el lenguaje de la pureza

«Arbeit macht frei»
Zenón, cruel Zenón, Zenón de Elea
los colts:
en la Biblioteca.


Chus Pato
Poesía Reunida
Volumen I (1991-1995)

Traducción Ana Gorria
Ultrmarinos


domingo, 8 de julio de 2018

UN POEMA DE UNOS OJOS EN LA TRAVESÍA DE LUIS ÁNGEL LOBATO




IV

Existen unos pocos momentos
en la vida
en los que después
de una palpitación
del aire
del vello o de la piel
ya nada vuelve a colocarse
en el sitio
que antes ocupó
y algo,
como una ansiedad de plomo,
se enquista
en el torrente sanguíneo
y me hace llorar.
Retomo uno de esos momentos
mientras aguardo,
casi vencido,
no sé bien
qué
o a quién.
Es un pálido
mediodía de primavera. Tengo
la inocencia
de la temprana juventud
y estoy a solas contigo. “Enséñame
a escribir
cartas de nata
y poemas en azul” ——me dices
suplicando con tus ojos
fijos en los míos—. Y es ahí,
durante ese extraño segundo
en el que se funde
la frase
con el gesto de tu mirada,
cuando una sístole
o diástole
arde en mi pecho
obligándome a retener
el primer escalofrío,
la metálica antigüedad
del verdadero amor.


Luis Ángel Lobato
Unos ojos en la travesía

Poesía Playa de Ákaba



sábado, 7 de julio de 2018

DOS POEMAS DE ESPUMA EN LAS MANOS DE MIREN AGUR MEABE




MINIPOÉTICA DEL GERANIO


Sigo escribiendo en la cocina,
mientras hierven macarrones o palabras.

En otra casa. Un geranio en la ventana.
Su tallo aparenta una mano pidiéndome algo.

Los hechos se convierten en recortes.
Los clasifico atenta, perdida la mirada.

Sin embargo, ¿qué decir del dolor? ¿Y tú qué opinas?
El anzuelo del dolor me tira de la garganta.

En este trance te lo confieso todo:
hambre de madre, fulgor, flor de espuma.

Rasuro los mensajes con una navaja,
pretendo despojar a la voz de la quincalla.

Muestro sentido del ritmo, amor por los detalles,
gusto por la imagen, reflexión basada en la emoción.

¿Qué me dices de este resultado? Dime
si la verdadera vida basta para hacer verdadera poesía.


————————————


GEOGRAFÍA DEL SILENCIO


La geografía de mi silencio está delimitada por
frigorífico, fregadera y horno al norte;
alacena y puerta de la calle al este;
trastero al oeste;
y calendario con paisajes vascos al sur,

En el centro crezco, árbol transparente en una baldosa.
Bajo la baldosa se expande un abismo,
desestructura donde invernan los signos huérfanos del lenguaje.
Recuerdan una madeja, el capricho de un pintor.
Si el viento mesa mi cabeza,
una raíz aflora y trepa hambrienta a mi regazo
para que la amamante.

Silencio de las cocinas por la mañana.
Geografía de la fertilidad.



Miren Agur Meabe
Espuma en las manos

Ediciones Trea