sábado, 21 de septiembre de 2013

EN EL NOMBRE DE LOS JUEVES


Campos cosechados en Marañón, septiembre de 2010 por Pablo Müller
 

A Adita Bretón Valencia

 

En el nombre de los jueves tenemos a la muerte,

vieja versión de los matrimonios,

en el nombre de los viernes, al final, verano,

caravanas de automóviles recorren rotas las carreteras,

tenemos la luz, mejor y la tarde.

Despacio.

En el amor. Verano. Verbena.

En la casa vieja, las termitas, el perro grande atado

a la última tristeza. Calla.

En el cementerio pequeño el sol en los ojos, puede

la vida los mármoles.

Soy el perro grande. Soy

la última tristeza. Callo.

 

Segaron el grano y los restos de paja

se hacen del color entre luz, nuestra y verano.

Hay una mujer y un niño. Me buscan.

 

Yo a ellos.

Entre las paredes que guardan pasados brotan

las zarzas y el polvo. No hay cereal para los viejos.

En el verano las moras son para los niños nuevos.

 

En su palabra la mujerdiosa busca su última,

pájaro, mandíbula, amor, piscina,

en el subterráneo tiempo de la tristeza.

Despacio.

Bajo.

La mujer y el niño me acompañan.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...