martes, 31 de diciembre de 2013

LAS OLAS ENFERMAS


Las olas enfermas, diciembre de 2013 por Pablo Müller


«Vivir atentamente,…, en el doble sentido de atento: ser atento junto a estar atento.
En semejante arte se encuentran pensamiento y poesía…»

Jorge Riechmann. El siglo de la gran prueba.

 

A mediados de diciembre un domingo con luz y mar brava las olas rompían contra la playa de Azkorri. En los bordes junto a la espuma blanca con que el agua se rompe contra sí misma y contra la arena, hay trazas doradas, amarillentas. Son los signos de la enfermedad de las olas.

Las olas enfermas.

 

Dice Jorge Riechmann que al abandonar la voluntad de resistencia se dimite de lo humano. Las olas, la naturaleza, nos enseñan que se mantienen en su resistencia a pesar del cansancio y la enfermedad.
Los papeles de Pablo Müller llegan a los tres años. Cada una de las 25.318 visitas las considero una propuesta de diálogo y vínculo. Este es un lugar de resistencia porque es una bitácora de vida.
Las tarifas de amarre del puerto están aquí

Féliz y feroz 2014




8 comentarios:

  1. He visto olas moribundas, muy negras y sembrando muerte, pero es la primera vez que las veo amarillentas como si padecieran del hígado, no será la resaca?
    Feliz Año Nuevoooo 2014!!
    Salud y Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que pueden ser restos de limpieza de bodegas de mercantes. O de colectores de residuales que devuelve la resaca.
      Feliz año

      Eliminar
  2. Qué buenas las fotos. Olas enfermas...interesante. No será motivado porque la sociedad está abusando de un modo extraordinario de la dimisión de lo humano?
    Feliz año y feliz vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú, Nurocas, dimitimos de lo humano para convertirnos en productores y consumidores, dando valor contable a toda la naturaleza. Las olas enfermas y bravas son símbolo de resistencia. A pesar de ello son olas. A pesar de ello somos humanos.
      Feliz año

      Eliminar
  3. Es difícil detener el camino de una ola. Estas van a echar a andar de un momento a otro. Buenas imágenes. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni intentarlo, José Luis. Esas olas son la vida y quien se pone en su frente retándola pierde siempre. Las olas hay que acompañarlas. Gracias por tu visita. Siempre bienvenido por estos tus papeles

      Eliminar
  4. Y yo pienso si lanzarse a las olas en invierno no será aceptar lo humano pero dimitiendo de la vida, si esas olas que rompen en la costa no serán como el ángel de Rilke, si su naturaleza más fuerte y pura no acabaría por destruirnos.
    Pero erramos al creer que esas olas nos son ajenas: no, ellas rompen dentro de nosotros, dentro de nuestro ser, en ese Azkorri que todos llevamos a cuestas por la vida. Y tal vez la poesía sea eso, dar un giro de 180 grados a los ojos, aun a riesgo de dejarlos en blanco del otro lado, y así poder ver esa marea brava que rompe en nuestro interior.
    Y así poder cantarla.
    Felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Esas olas no nos son ajenas. Rompen dentro de nosotros. Muy bueno.
      Felicidades EademMutataResuego. Bienvenido.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...