miércoles, 1 de marzo de 2017

UNO DE MARZO


Atardecer del uno de marzo, por Pablo Müller


«¿Quién es mi padre en este mundo, en esta casa,
al pie del espíritu?»
Wallace Stevens

Pensamos que a esa edad no se muere.
Así que hubo que buscar un asesino.

Cuando mi padre golpeó con su puño la pared,
yo quería abrazarme,
supe entonces que podía matarme,
como lo hizo contigo.

En aquella casa donde el miedo era
el ruido de la puerta al abrirse por las tardes,
se golpeaba con el puño
las paredes,
en el almacén de las herramientas
había varias hachas
pero un hacha no para un corazón,
y la guadaña cortaba la hierba a duras penas,

cómo iba a ser capaz de segar
diecisiete años.

No había asesino. Reconocerlo duele.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...