miércoles, 31 de diciembre de 2014

AL FINAL, BITÁCORA DEL CUARTO AÑO





Barco saliendo de puerto, diciembre 2014 por Pablo Müller

«Creo en el amor como fuente de toda resistencia y entrega, metáfora de cuanto singular y plural convive dentro de mí. Es el intermedio entre lo divino y lo humano, esa razón que me libra de ser sólo una razón que me libra de ser sólo una razón de ser.»
Uberto Stabile. Poética

La imagen de un barco que sale del puerto, abandonando la tierra, ¿firme? es para mí un símbolo del necesario desapego previo al amor.
El barco se explica por sus tripulantes conocen que en invierno el Atlántico es más duro y más frío. Los barcos son la razón de ser de los marinos.
No son los finales de años puertos, puede que la vida se semeje al navegar. Estoy con Uberto Stabile en la creencia de que el amor es fuente de toda resistencia y entrega.
Los papeles de Pablo Müller llegan a los cuatro años. Cada una de las cuarenta mil visitas las considero una propuesta de diálogo y vínculo. Este es un lugar de resistencia y entrega porque pretende ser una bitácora de amor y vida.
Aquí las tarifas del puerto de Bilbao.

Féliz y feroz 2015

4 comentarios:

  1. Salir del puerto es dejar el confort del hogar. Arriesgar la vida. Prepararse para lo imprevisto, para esa traición que te puede hundir. Me emociona cuando entran a puerto.
    Feliz 2015!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues una enhorabuena de un recién llegado que pretende pasar una y otra vez por este puente de tu espacio al mío.

    Sabes, los que tenéis puerto (en la ciudad se entiende) sois distintos, siempre estáis dispuestos a marchar. En mi ciudad hay puerto impostado, fluvial donde parece que los barcos vienen a morir. Desde pequeño no he considerado "natural" un barco tierra adentro.

    Te leo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Victor.

      Esta ciudad donde nací ha vivido mucho tiempo de espaldas al mar. Por fortuna de un tiempo a esta parte vamos cambiando la mirada. Y le pasa algo parecido a la tuya: los barcos entraban por la ría, diez, doce kilómetros, para dejar sus mercancías. Había barcos que se quedaban a morir, por dejadez de sus armadores. En estos tiempos las grúas se han convertido en iconos y les ponen nombres de mujer.
      Te leo...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...