miércoles, 12 de junio de 2013

Cómo liberar tigres blancos de Isabel García Mellado o los inviernos llenos de trenes



Tigre en julio de 2012 por Pablo Müller



 

«siempre por si acaso

piernas muy blancas atraviesan inviernos llenos de trenes,

una niña que tiembla en las voces que huyen»

Isabel García Mellado


 

el invierno, el tren y una niña

 

«después de recordar

cómo sonaban las casas de los padres»

 

el recuerdo se construye con un sonido, hay sonajeros en cada esquina

 

«de pronto la lluvia

y recuerdas que el cielo es una fotografía

igual que tú estás lleno de niños por dentro»

 

entonces ¿qué es una fotografía? puede ser un domingo, el abuelo más joven que lo que soy ahora.

 

«nadie es capaz de oír a nadie»

 

algunas palabras suenan en silencio y ocupan toda la extensión del recuerdo y sin lugar donde quedarse las otras palabras oscilan entre el columpio y el monedero, domingo, el único día que se lleva por nombre, entre el motor del coche que arranca y el grito alegre de un niño
 

«si pudiera salir de este mar»

 

en el mar está el abrazo líquido de la madre, la certeza del verano como un lugar sin error, no salimos, nos echan

 

«aprendimos que el frío

habita las palabras sencillas»

 

por eso nos asusta. ¿al hablar dejo el frío en la palabra? ¿es la palabra la que nos trae los fríos? y si es así, ¿lo hace para nosotros? y tú, al estremecerte ¿es dolor lo que acompaña al frío? ¿es miedo a la intemperie? ¿al ruido de la crueldad y su engranaje?

 

«desterrar las cárceles

es uno de los objetivos del amor»

 

horadan la tierra algunos roedores, hay insectos que conmueven, en todo caso, cuando la cárcel no derrumba el amor fracasa

 

«siempre hay un tú en cada cosa

porque a través de ti se escribe el mundo»

 

hierba frente a la ciudad, ciudades de lluvia, entender el silencio supone olvidar el significado de la última palabra, olvidar el recuerdo que parasita la última palabra, intuir la próxima, y su sucesivo silencio, intuir el recuerdo que se construye en la próxima, corregir el error sobreentendido, recurrir a la infancia donde se escuchó la primera voz, madre, y se decidió su significado, y su correspondiente alegría, como los motores de los coches de los sábados al arrancar.

 

la persona en la que resido fue la madre
 

 

En el viaje de febrero de 2013 por Pablo Müller

 

Cómo liberar tigres blancos de Isabel García Mellado está editado por Ya lo dijo Casimiro Parker

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...