sábado, 26 de septiembre de 2015

FIESTA DE FIN DE CURSO


Fiesta de fin de curso, por Pablo Müller




«y quieto en cada banco hay un fantasma
gemelo del que fuimos;»
Juan Antonio Bermúdez

Añoran los colores las luces encendidas,
los niños a las niñas, las niñas los pasos
que bailan a los junios, todos los globos
colgados de las tristezas, los cubos
de las playas hasta arriba de esperanzas,
que nadie se atreva a verter,
que nadie se atreva a verter.

El sonido de la música, el murmullo de las voces
de todos los parientes, las camisetas
que se quedaron pequeñas en los armarios,
los cuadernos terminados de garabatos,
ese fantasma está en el pasado, siempre habrá
un futuro que lo traiga, siempre un futuro
que lo traiga.

Y recogerlo con estos presentes.


domingo, 20 de septiembre de 2015

AYER EN EL MANICOMIO DE MONDRAGÓN

En el manicomio de Mondragón, septiembre de 2015 por Pablo Müller


«…que a nada sino al azar y a ninguna voluntad sagrada
de demonio o de dios debo mi ruina»
Leopoldo Mª Panero


Ayer en el manicomio de Mondragón
el loco mirando desde la puerta del jardín
no dijo recordar el silencio, no dijo que en los ojos
tenía el camino seguido por las ratas ayer,
en la lavandería las cucarachas tomaban las sábanas
por  mortajas y comunicaban la buena nueva
del ciervo muerto, y luego callaban,
— allí en la esquina asolada los ratones
comían las galletas de los locos y ayer,
entre los setos recogían los químicos enfermos
para así construir la piedad de la locura —
Ayer,
el loco mirando desde la puerta del jardín
pidió al desratizador que frenara la furgoneta,
porque a esa velocidad huir era imposible,
y en la puerta grande que da a la carretera
había puesta por fin la placa para conmemorar
estos olvidos.




miércoles, 16 de septiembre de 2015

NO ENTERRÓ PADRE AL PERRO


Niño, del archivo de la familia de Pablo Müller




«Como los primitivos enterramos al gato
con su cuenco. Con las manos desnudas
tapamos el agujero con grava y arena.»
Jane Kenyon

No enterró padre al perro en el jardín y luego dijo
que escapó de noche.
Nunca entró perro en aquella cocina,
ni abejas en el lenguaje.
No es buena forma comenzar con no ninguna frase.
No enterró padre aquel palo gordo de los golpes,
y luego dijo que lo llevó olvidado a la bajada del roble
no lo dejó colgado tras la puerta como hizo su padre,
el tío manco que ordenaba los recibos las mañanas.
No es, lo sabemos, lealtad dejar este lugar
a los gritos de los vecinos,
ni oportunidad para cerrar enfado de medio siglo.



viernes, 11 de septiembre de 2015

EN ESTA HABITACIÓN


Desde la habitación, agosto 2015 por Pablo Müller


A Conchi

En esta habitación hace ya quince años
que cabemos todos, en esta mesa
hemos escrito quince años, hemos
llorado quince años, ha venido
la luna de agosto, y también la de septiembre,
un marzo jubiloso y los cuadernos,
han estacionado pájaros y los murciélagos,
y siempre ha ganado la alegría
un juego donde la tristeza no jugaba,
pero siempre nos miraba con cariño.

Ahora tendremos que hacernos nuevas
las fotos de todos los quince años,
listar los insomnios, establecer cercanías,
contar las polillas que bailan la farola,
acercarlas a la ventana, plantar
árboles y albahaca, sí,
es esta habitación cabemos todos.





sábado, 5 de septiembre de 2015

LA TORMENTA


Saliendo de la ciudad, entrando en la tormenta, agosto 2015 por Pablo Müller


«…Advierte: son
las casas de la misma
sustancia de los sueños.»
Olvido García Valdés


No es la tormenta el único fracaso del verano,
ni lo pesado el último clamor de lo importante,
las lluvias a la tarde reconcilian verano y tristeza,
y este peso a la espalda, — cinco libras de chocolate
para la merienda de los adioses —

Ahora son los niños los que hacen corro,
los que deciden los vestidos,
los que hacen juntos la hora dormir.

Luego nos abrirán las puertas, encenderán
las últimas luces, acompañarán algunas
lecturas.



22 de agosto de 2015

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...